La farmacéutica estadounidense Eli Lilly registró un beneficio neto de 5.581,7 millones de dólares (4.950 millones de euros) en el conjunto de 2021, lo que supone un descenso del 10% en comparación con el ejercicio anterior, según ha informado la compañía este jueves.

Los ingresos de la firma entre enero y diciembre fueron de 28.318,4 millones (25.110,9 millones de euros), un 15% más que durante 2020. De esa cifra, el tratamiento contra la diabetes Trulicity se mantuvo como el producto mejor vendido, con 6.471,9 millones (5.738,9 millones de euros), un 28% más, mientras que el sustituto de la insulina Humalog ingresó un 7%, hasta 2.453 millones (2.175,2 millones de euros).

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Las ventas de los tratamientos de anticuerpos contra el Covid-19 supusieron una facturación de 2.239,2 millones de dólares (1.985,6 millones de euros), lo que significa multiplicar por 2,6 los registros del año anterior.

El coste de los productos vendidos durante el ejercicio fue de 7.312,8 millones (6.484,5 millones de euros), un 33% más, mientras que los gastos de marketing, venta y administrativos avanzaron un 5%, hasta 6.431,6 millones (5.703,1 millones de euros). La partida de investigación y desarrollo (I+D) creció un 15%, situándose en 7.025,9 millones (6.230,1 millones de euros).

Solo en el cuarto trimestre del año, el beneficio neto de Eli Lilly fue de 1.726,1 millones (1.530,6 millones de euros), un 18% menos. Entre octubre y diciembre, el laboratorio facturó 8.000 millones de dólares (7.093,9 millones de euros), un 8% más.