El saldo de la cartera hipotecaria aumentó el año pasado un 0,9%, hasta los 455.472 millones de euros, un incremento que según la Asociación Hipotecaria Española (AHE) se debe a la reanudación de buena parte de las amortizaciones de capital procedentes de los préstamos acogidos a una moratoria.

Así lo ha destacado en el estudio sobre la cartera hipotecaria española correspondiente al segundo semestre de 2021 y que ha sido publicado este lunes.

La AHE ha explicado en el estudio que 2021 se caracterizó por la vuelta al mercado de buena parte de las operaciones que no pudieron cerrarse en 2020, que se ha saldado con la formalización de un elevado número de operaciones hipotecarias dentro de un contexto de recuperación económica apoyado en unas condiciones de financiación "extraordinariamente favorables".

El 'stock' crediticio asciende a más de 5,5 millones de operaciones vivas, unas 16.000 operaciones más que las registradas en 2020, que equivalen a un aumento del 0,3%. No obstante, el capital unitario es mayor, con una media que se sitúa en torno a los 82.400 euros frente a los casi 81.900 euros del ejercicio de 2020, un 0,6% más.

La cartera residencial representaba el 81,9% del saldo vivo a diciembre de 2021 en el conjunto de cobertura, en tanto que los préstamos con una garantía inmobiliaria comercial han descendido hasta suponer el 18,1%, tras perder más de 1,3 puntos porcentuales en los últimos 12 meses.

Dentro del segmento residencial, el 86,7% del saldo se enmarca en la compra de residencia habitual y el 9,8% en la de segundas residencias, con aumentos de 0,1 y 0,7 puntos porcentuales, respectivamente.

La composición de los activos del comercial mantiene la tendencia de los últimos años. La primera posición la ocupa el segmento de logística, con un 16,9% a finales de 2021, seguido por el sector retail y la actividad de promotores, con unas cuotas del 14,9% y del 14,1%, respectivamente.

Las actividades relacionadas con la actividad hotelera parecen haber ganado peso en el último año y han pasado a representar el 12,2% del saldo comercial en 2021 frente al 10,5% del ejercicio anterior.

El grueso de la cartera se sitúa en el tramo de financiación que no supera los 200.000 euros, con una asignación del 68,9%, unos 0,1 puntos porcentuales menos que el valor registrado en diciembre de 2020.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Por el contrario, el tramo entre 200.000 euros y un millón ha aumentado del 18,6% al 19,3%, en detrimento de los préstamos que tienen un capital superior al millón de euros, que cerraron 2021 en el 11,8% frente al 12,4% de 2020.

En cuanto a la antigüedad, la evolución se mantiene estable, con una media ponderada de 8 años y medio. La vida media ponderada de la cartera, por su parte, se emplaza en 10 años y 6 meses, en tanto que el plazo residual de amortización se sitúa en 17 años y 9 meses, con una evolución a la baja de ambos indicadores.

La proporción de préstamos en la modalidad de tipo fijo ha pasado de suponer el 19,6% a situar su tasa en el 24,9%, un incremento de algo más de 5 puntos porcentuales en tan solo un año, que supone unos 25.000 millones más en términos absolutos.

Para la AHE, este crecimiento es relevante si se tiene en cuenta que el saldo de la cartera de un año a otro ha experimentado un repunte que no alcanza los 1.000 millones de euros.

Cataluña y Madrid siguen encabezando el ranking por volumen de saldo hipotecario y concentran conjuntamente el 41,3%, seguidas de Andalucía y la Comunidad Valenciana, con el 15,1% y el 9,5% del portfolio, respectivamente.

DUDOSIDAD

La AHE espera que los niveles de dudosidad se comporten "de forma estable", aunque la coyuntura requiere continuar con un seguimiento de las distintas exposiciones de riesgos, que vendrán condicionadas por la evolución del contexto macroeconómico y las decisiones de política monetaria que se adopten.

La asociación ha destacado la "clara mejora" en la trayectoria de los activos problemáticos, que se ha saldado en este último trimestre del año con una tasa del 3,3%, frente al 3,8% del semestre anterior y del 3,9% del año anterior.

"Tanto los préstamos pertenecientes a la cartera residencial como los que se ubican en la cartera comercial han mostrado una evolución favorable, especialmente en esta segunda mitad del año recién concluido", señala el informe.

La banca no parece haberse visto afectada en términos de riesgo crediticio por la crisis sanitaria, gracias a las medidas de apoyo fiscal, monetario y económico que se han puesto en marcha, según destaca la AHE.