La tasa de desempleo de Estados Unidos se situó en el 4% el pasado mes de enero, una décima más que el dato registrado el mes precedente, según las cifras publicadas este viernes por la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo estadounidense.

Durante el primer mes del año, la recuperación laboral del país mantuvo su rumbo positivo con la creación de 467.000 puestos de trabajo no agrícolas, frente a los 199.000 creados en el mes de diciembre.

Desde que comenzó la recuperación laboral y económica en mayo de 2020, Estados Unidos ha recuperado 19,12 millones de empleos no agrícolas, casi el 87% del empleo que se destruyó con la crisis. Estados Unidos todavía tiene que recuperar 2,87 millones de empleos para volver a los niveles que registró el mercado de trabajo antes del impacto del Covid-19.

La cifra de parados de larga duración, aquellos que han permanecido en situación de desempleo por un mínimo de 27 semanas, se redujo en 317.000 personas, hasta los 1,69 millones. Su peso con respecto al total de parados cayó en casi seis puntos porcentuales, hasta el 25,9%.

La cifra total de personas en el paro fue de 6,513 millones de personas, por lo que el número total de desempleados se elevó en 194.000 personas en el primer mes de 2022.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El aumento en el paro se debe a que el número total de empleados en el país, incluyendo los agrícolas, creció en 1,2 millones de personas en enero. De su lado, se incorporaron 1,39 millones de personas a la población activa.

Por grupos de trabajadores, la tasa de paro entre los hombres adultos se elevó en dos décimas, hasta el 3,8%, mientras que entre las mujeres se mantuvo estable en el 3,6%. Los jóvenes (entre 16 y 19 años) registraron una tasa de paro del 10,9%, la misma cifra que en el mes anterior.

Los puestos de trabajo no agrícolas creados en diciembre son el resultado de las 444.000 contrataciones del sector privado y el aumento de plantilla del 23.000 del sector público.

Por sectores económicos, el comercio minorista contrató a 61.400 personas en el primer mes del año, mientras que las empresas de transporte y almacenaje incorporaron a 54.200 personas y el segmento de ocio y hostelería aumentó sus plantillas en 151.000 empleados.

La duración de la semana laboral media se redujo en dos décimas, hasta las 34,5 horas, mientras que los ingresos por hora crecieron en 23 centavos, hasta los 31,63 dólares.