La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido seguir con su senda de política contractiva e incrementar los tipos de interés en 50 puntos básicos, hasta un 6%.

Según consta en el comunicado emitido posterior a la reunión de política monetaria, la institución ha subrayado que las presiones derivadas de la inflación han sido "de magnitud y duración mayor a la anticipada". La decisión ha contado con los votos favorables de la gobernadora Victoria Rodríguez Ceja, Galia Borja Gómez, Irene Espinosa Cantellano y Jonathan Heath. Por su parte, Gerardo Esquivel votó a favor de incrementar los tipos en 25 puntos, hasta el 5,75%.

El Índice de Precios al Consumidor de enero cerró en un nivel del 7,07%, mientras que la tasa subyacente, donde se excluyen algunas categorías más volátiles, alcanzó el 6,21%. Adicionalmente, las expectativas de los dos registros han vuelto a incrementarse para este año y el siguiente, mientras que las de medio plazo se han mantenido estables en niveles superiores al rango objetivo.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Los banqueros centrales han evaluado la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y sus determinantes, así como el riesgo de que se contaminen las expectativas de medio y largo plazos y la formación de precios, a lo que se añade los mayores retos ante el apalancamiento de las condiciones monetarias y financieras globales.

"Con base a ello decidió, en esta ocasión, incrementar en 50 puntos base el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día a un nivel de 6%", ha detallado el comunicado, que asegura que la decisión es la adecuada para que la inflación converja a su meta del 3%.

Con respecto a las decisiones futuras, la autoridad monetaria "vigilará estrechamente" las presiones inflacionistas, así como todos los factores que inciden en la trayectoria prevista para la inflación y en sus expectativas.

En lo que respecto al mercado exterior, la inflación también es la principal preocupación de la autoridad mexicana, ya que se espera una retirada más acelerada del estímulo monetario a nivel global. También hace una mención a la posible subida de tipos de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).