Sigo pensando que el principal problema al que nos tenemos que enfrentar en la zona EUR en los próximos meses es la posibilidad de que el ECB finalmente no ponga en práctica un QE.


Y este dato que les doy lo reafirma: más del 85 % de los analistas consultado por Reuter ayer se muestran convencidos de que habrá un QE durante el primer trimestre del próximo año. Yo también lo creo, pero admito que tanta unanimidad me abruma…..¿y qué pasa si finalmente no lo hace?.

Naturalmente, una pregunta similar me atormentó en 2013 sobre el OMT. Y finalmente no pasó nada, con la mejora de los mercados retroalimentándose pese a que la compra de deuda nunca llegó a activarse. ¿Por qué no va a volver a ocurrir en esta ocasión? Probablemente el ECB piensa lo mismo, mientras se da de plazo hasta el Q1 para evaluar finalmente la situación. Ya saben lo que dijo Draghi: dependerá del éxito de las medidas tomadas y de la evolución de las perspectivas de inflación. Sí, yo también creo que habrá finalmente un QE. Otra cosa es su éxito económico….pero, ¿eso realmente importa?.



Y es que los inversores financieros independizarse del escenario económico….si la economía va peor, los bancos centrales (ya hablo en plural) pueden ampliar sus medidas expansivas (Fed/BOE estables….ECB/BOJ y otros las ampliarán); si la situación mejora, los bancos centrales serán prudentes a la hora de tomar medidas. Sí, los mercados pueden llegar a ser tan relevantes como la economía (Dudley) a la hora de tomar decisiones de tipos de interés.



Partiendo de este escenario, presiones a la baja en la inflación y lenta recuperación económica mundial….¿cómo no seguir confiando en el éxito de los bancos centrales para forzar unas condiciones financieras laxas? Aquí incluyo a las bolsas y el crédito, aunque soy neutral sobre la deuda soberana (tenemos que barajar la posibilidad de que tengan éxito, aunque sea limitado). Naturalmente, espero que el USD se siga apreciando tanto dentro del G10 como frente a las monedas emergentes. Tengo dos importante argumentos: 1. Dinero (QE-ECB) y 2. Mayor certeza económica USA frente a Europa. De hecho, cada vez tengo más claro que para lograr un impacto económico (que no financiero) desde la compra de activos sólo es factible a través de una mayor depreciación del EUR y su infravaloración. Hemos rebajado hasta niveles de 1.15/1.1 el tipo de cambio del EURUSD en doce meses.

¿Y las commodities? Somos neutrales, aunque a corto plazo los argumentos (de oferta…..en menor medida de demanda) que las han presionado a la baja siguen estando ahí. Pero, en nuestro escenario de lenta recuperación económica, cabe esperar que los argumentos de oferta se vayan absorbiendo y los de demanda se estabilicen.





Por último, aquí tienen una comparativa de cómo ha evolucionado el mercado y nuestras recomendaciones a finales del año pasado. Aciertos y errores….al final aciertos y errores que siempre deben ser argumentados.





José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España