El Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propieda Inmobiliaria (Coapi) ha reaccionado al último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el número de compraventas de vivienda en diciembre de 2021 y el conjunto del año, descartando un escenario de burbuja inmobiliaria ante "la actual estabilización del mercado".

Los últimos datos del INE reflejan un crecimiento del 34,6% en la compraventa de viviendas el pasado año, la mejor cifra en los últimos 14 años.

El vocal del Consejo General de COAPI, Ángel Martín León, ha valorado positivamente estas cifras presentadas por el INE que, en su opinión, "ratifican la buena salud de la que goza el sector inmobiliario en un momento de mucha más certidumbre que hace un año".

Desde el órgano nacional de los API pronostican que las "compraventas van a continuar al alza"; un comportamiento "lógico" del mercado, consideran, puesto que ya se venía registrando desde el fin del confinamiento una reactivación de las operaciones en el ámbito nacional.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Entre los motivos de Coapi para descartar un escenario de burbuja inmobiliaria se encuentra el hecho de que las viviendas se adquieren en la mayoría de los casos con financiación, sin una excesiva intervención de la banca. "El sector financiero ha aprendido de sus errores del pasado y juega ahora un papel clave para que este tipo de tendencia alcista no se convierta en burbuja", ha explicado Martínez.

REDUCE LA EUFORIA

"Si bien ahora hora todo va a favor, no hemos de hablar de euforia, sino de estabilización post pandemia", ha expresado Ángel Martínez. De esta manera, desde Coapi mantienen la calma ante los últimos datos que, aunque positivos para el mercado inmobiliario, creen que se deben leer con cautela.

"Ahora es un momento de cordura tanto para el consumidor como el sector financiero, que no quiere aumentar su cartera de pisos y repetir escenarios del pasado", ha subrayado el vocal de Coapi.

No obstante, Martínez ha destacado que las cifras son "muy buenas" y "refuerzan el carácter resiliente del sector inmobiliario, consolidándolo como uno de los principales motores para la reactivación de nuestra economía".