El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha denunciado este miércoles que los argumentos de la CEOE para rechazar la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 1.000 euros mensuales son de una "gran incoherencia", pues mientras dice 'no' a esta medida, firmó con los sindicatos un acuerdo de negociación colectiva que establecía que en 2020 los salarios mínimos de convenio no podían bajar de 1.000 euros.

"Si la CEOE cumpliera con ese acuerdo, hoy este debate sería importante pero menos trascendente porque estamos hablando de trabajadores no afectados por la negociación colectiva. En la medida en que el SMI afecta a los convenios porque la CEOE no ha cumplido, esta nueva regulación del SMI tendrá una gran trascendencia sobre la economía española", ha señalado Álvarez en declaraciones al Canal 24 Horas recogidas por Europa Press.

Así, el líder de UGT calcula que cerca de 3 millones de trabajadores se verán afectados por la subida del SMI a 1.000 euros, pues no sólo beneficiará a los que no están amparados por la negociación colectiva, sino también a muchos de los que tienen un convenio, cuyas tablas salariales se modificarán al alza por este incremento del SMI.

Además, Álvarez ha advertido de que los sindicatos no están dispuestos a bajar de los 1.000 euros para facilitar que la CEOE se sume a un posible acuerdo para subir el SMI, ya que elevar esta renta mínima de los 965 euros actuales hasta los 1.000 euros equivale sólo a un aumento del 3,6%, una subida "moderada" en comparación con la tasa de inflación, del 6%.

El secretario general de UGT ha defendido que las empresas "están ganando mucho dinero" y que los sectores a los que alude la CEOE para oponerse a la subida del SMI, básicamente el sector primario, han mostrado un crecimiento "extraordinario" en los últimos dos años.

Así, Álvarez ha negado que el alza del salario mínimo vaya a tener un impacto "tremendo" en las empresas, pero sí que lo tendrá en los bolsillos de los trabajadores. "Y eso va a generar empleo. Porque cuando a un trabajador le suben el salario ese dinero no va a una cuenta corriente, no va a paralizarse, va al consumo y si va al consumo se genera más actividad", ha afirmado.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Otro de los argumentos de la patronal para oponerse a la subida del SMI es que en ocho comunidades autónomas éste ya está por encima del 60% del salario medio, el objetivo al que se quiere llegar a final de legislatura en el conjunto de España. El líder de UGT ha señalado al respecto que "hace cuatro días la CEOE no quería oír ni hablar de la negociación colectiva en las autonomías y ahora sí le sirve para el SMI".

"¿Ahora la unidad de mercado no tiene importancia? Vamos a ser serios. Todos sabemos que el SMI afecta de manera especial a algunas comunidades, que son las que tienen más sector primario y de transformación (...) Lo que hay que hacer es estirar ese salario en esas comunidades. No se va a poner en peligro ninguna empresa ni ninguna explotación y, en todo caso, las empresas tienen que transformarse para mantener la rentabilidad", ha apuntado.

PEDIRÁ UNA SUBIDA SALARIAL EN CONVENIO SIMILAR A LA DEL SMI, UN 3,6%

De cara al nuevo acuerdo de convenios que la CEOE quiere negociar para los próximos meses, Álvarez ya ha avisado de que la subida salarial que van a pedir los sindicatos no será muy diferente a la que va a experimentar el SMI este año, el 3,6%. "Es una subida razonable, que pueden asumir las empresas, y va en línea de lo que ha pedido la Unión Europea a España: que suban los salarios", ha subrayado.

Respecto a la ratificación de la subida del SMI a 1.000 euros que deberá llevar a cabo el Congreso una vez se apruebe en el Consejo de Ministros, Álvarez espera que no suceda lo mismo que con la reforma laboral, donde vivió unos segundos "absolutamente dramáticos" al pesar que ésta no salía adelante.

"Debería haber una mayoría razonable para ratificar esta subida. Me parecería una barbaridad que el Congreso pusiera trabas a esta subida del SMI", ha concluido.