Un androide ha sido el encargado de tocar la campana en la Bolsa de Madrid por primera vez en la historia del Mercado bursátil: Aibell, de Airtificial, que hoy ha empezado cotizar en bolsa.

El robot de Airtificial toca la campana en la Bolsa de Madrid

Hoy comienza a cotizar en el Mercado Continuo la empresa de soluciones tecnológicas Airtificial. Como suele ocurrir, a las doce del mediodía se ha producido el toque de campana de Airtificial en la Bolsa de Madrid y Aibell ha sido el protagonista. Pero no se trata del CEO de la compañía, presidente de la cotizada ni el director financiero. 

Haciendo gala de su estrategia de negocio, un robot ha sido el encargado de ejecutar el acto de "bautizo bursátil" de la empresa. Es la primera vez que un autómata realiza esta acción en la Bolsa española.

El robot de Airtificial, llamado Aibell, ha acompañado hoy en el parqué de la Bolsa de Madrid al presidente de la empresa, Rafael Contreras, en el toque de campana. Contreras afirmó que “Airtificial es el socio estratégico para abrazar la revolución tecnológica actual porque ayuda al ser humano a integrarse con los nuevos procesos tecnológicos”.

Airtificial surge con una clara estrategia como compañía de inteligencia artificial que aporta soluciones tecnológicas y de ingeniería a través de su conocimiento en materiales compuestos, robótica colaborativa y estructuras sensorizadas en los sectores de Aeronáutica y Defensa, Robótica, Movilidad y Obra Civil.

La compañía suma alrededor de un millar de profesionales y tiene presencia en 14 países de tres continentes: América, Asia y Europa. Airtificial está dotada de un equipo de gestión con gran experiencia y altamente especializado. El presidente de Airtificial es el fundador y presidente de la extinta Carbures, Rafael Contreras; el vicepresidente, Javier Martín, exconsejero delegado de Tecnocom; el consejero delegado es Borja Martínez-Laredo, exdirector de UBS en España; y el director financiero es Jorge Moreno, exdirector financiero de Carbures.

Airtificial cuenta con un grupo estable de accionistas, que apuesta por el crecimiento sostenible y el incremento de la rentabilidad, y con una política financiera sólida que le permitirá abordar los nuevos desafíos.