La sociedad de valores Tressis ha presentado sus perspectivas del segundo semestre para el mercado internacional. A tenor del escenario que manejan estos expertos, siguen apostando fuertemente por la renta variable europea y, además, comienzan a ver valor también en renta fija emergente.


Damos carpetazo al primer semestre del año, seis meses en los que los bancos centrales han movido los hilos del mercado y, de cara a la siguientes, también lo seguirán haciendo.

En este sentido, Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis, indica que “la Fed ha logrado que EEUU vuelva a crecer y está haciendo bien la retirada de estímulos”. En cambio, en Europa considera que Draghi ha llegado tarde a poner la carne en el asador y, aún así, no ha sido suficiente para alimentar la debilidad del euro, la inflación y la reactivación de la economía comunitaria. Así pues, Alvargonzález afirma que “el BCE tendrán que hacer un QE y lo hará cuando consiga convencer al Bundsbank y haya consenso en la UE. Aunque también podrían aumentar los 400.000 millones destinados a facilitar los créditos y ajustar el tipo de cambio del euro”.

Aun así, desde Tressis no descartan que se sucedan episodios de inflación negativa o deflación en Europa que, de sucederse, “si son pequeños, no serían negativos, y siempre supondrían una oportunidad de inversión”, afirma Alvargonzález.

En este contexto, desde Tressis observan las siguientes oportunidades de inversión en los distintos activos y mercados:

Oportunidades de inversion en renta variable
En renta variable desde Tressis siguen manteniendo la misma priorización por mercados que en el primer semestre, es decir, renta variable estadounidense y, sobre todo, europea, donde ven incluso más valor y margen de revalorización, especialmente en mercados periféricos. Pues, como justifica José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, “la renta variable, especialmente de países periféricos, pues serán los más beneficiados de la llegada de dinero inyectado por el BCE
Por sctores, Maté ve revalorizaciones atractivas en "utilities, constructoras saneadas, como ACS u OHL, farma y tecnológicas relacionadas con la información".

En cambio, reconocen que, si el 2013 fue un buen año para especular en la bolsa japonesa al calor de los “Abenomics”, nada más comenzar 2014 se salieron completamente de Japón.

También ha cambiado su visión sobre las bolsas emergentes. Si a principios de año no la recomendaban“por el miedo a la desaceleración de China, la caída del yen y la subida del precio de materias primas” -justificaba Alvargonzález-, "desde hace un mes y medio estamos comenzando a entrar", reconoce Javier Monjardín, director de análisis de Tressis porque, pecisamente, se están disipando muchas de las dudas que coartaban la inversión en el pasado: "se está disipando el temor a la desaceleración de China, se ha visto que el mercado ha absorbido el tapering estadounidense y, además, algunos países están hacinedo reformas estructurales, como La India o México". En este sentido, recomiendan acercarse de nuevo a las bolsas emergentes "a través de fondos globales que tengan exposición a países que nos gustan, como India, Brasil o Turquía".

Oportunidades de inversion en renta fija
Desde Tressis ofrecen una alternativa de inversión en renta fija que, aunque pudiera parecer arriesgada e, incluso exótica, es comprensible. En concreto, apustan por la renta fija de países emergentes que pagan "extratipos". Víctor Alvargonzález defiende esta idea comparándola con “la guerra del pasivo” que vivimos en España: “ahora los países emergentes en los que los inversores estadounidenses invirtieron el dinero del Quantative Easing tienen que ofrecer tipos de interés más altos para evitar esa fuga de inversión”. Ahora bien, no vale cualquier mercado emergente: “preferimos México, por su estabilidad económica y sus lazos con EEUU, o La India, donde ahora hay una mayor estabilidad política y económica”. Aconsejan realizar esta inversión siempre en hard currency, es decir, euros o dólares.

Además, José Miguel Maté también ve valor en el bono español “a medio y largo plazo, aunque teniendo en cuenta que hay pocas probabilidades de revalorización”. De hecho, Alvargonzález sugiere abordar esta inversión “desde el punto de vista del cupón, no de la plusvalía y, cuando la economía española gane tracción, vender este papel”. Además, en la renta fija privada española también ven valor, aunque afirman que “habría que ser selectivo y, en concreto en el segmento de Investment Grade hay pocas oportunidades”.

En cambio, afirman que “si seguimos confiando en la mejora de la situación de las economías desarrolladas, es mejor seguir evitando el bono estadounidense”.

Mercado de materias primas
En Tressis reconocen haber dejado de lado este activo. “No nos gusta y, de hecho, cuando tenemos fondos que llevan a cabo estrategias raras y especulativas en materias primas para alcanzar objetivos, salimos de ellos. Nos parece raro”. Además, no consideran que la escalada de los precios de algunas materias primas, como el petróleo, al calor de los conflictos en Irak se mantenga. Víctor Alvargonzález sosteniene esta idea porque “no van a dejar que el conflicto se alargue, hay sobreproducción de petróleo en el mundo y, además, EEUU en 2-3 años va a ser independiente en materia de petróleo, incluso ya han solicitado poder exportar, que ahora está restringido para garantizar el abastecimiento del país”.