La CE entiende que IAG acabaría controlando un excesivo número de los denominados 'slots' o 'derechos de vuelo' en el aeropuerto londinense de Heathrow puesto que ya aglutina el 53% de los mismos bajo el paraguas de sus tres marcas.



Según publica hoy El Economista, IAG está transmitiendo que espera un examen liviano de la integración de Aer Lingus por parte de Bruselas, lo que se denomina investigación de fase 1. Sin embargo, la consolidación y ampliación de ese amplio dominio en Heathrow hace indicar a esas mismas fuentes que las autoridades de competencia iniciarán una investigación de fase 2 y se estaría barajando la necesidad de que IAG tenga que subastar hasta un 25% de los slots de Aer Lingus para obtener el ok del Ejecutivo comunitario. Es decir, seis de esos derechos de vuelo.

IAG aumentó el número de slots en Heathrow por última vez en 2012 de forma significativa, adquiriendo la aerolínea bmi a Lufthansa y haciéndose con sus 56 derechos de vuelo. Representaban el 9% de los slots del aeropuerto y se sumaron al 44% que ya tenía IAG, elevando la cuota total al 53% que posee ahora. Los 23 derechos de Aer Lingus, que representan otro 3,7% del total de 622 del aeropuerto, situarían la cuota en el 56,7%.




Sin concesiones
IAG confía en que la operación será aprobada el 1 de julio, y que durante el presente mes de junio negociará con Bruselas para evitar la pérdida o cesión de derechos de vuelo de Aer Lingus en el aeródromo. Fuentes oficiales del grupo de aerolíneas señalaron este lunes: "Creemos que este acuerdo favorece la competencia. En las rutas superpuestas la competencia es muy fuerte en la actualidad y seguirá siéndolo en el futuro. No prevemos tener que otorgar compensaciones para obtener la aprobación de esta operación".

De hecho, esa posición de amplia preponderancia de un gran operador europeo en su aeropuerto base se da también con Lufthansa (que controla junto a sus aerolíneas filiales el 68% de derechos en Frankfurt) o Air France-KLM (tiene el 57% en París Charles de Gaulle).

La comunicación oficial de la oferta de compra valorada en 1.400 millones se envió por parte de IAG a la Comisión Europea justo un día después de informar oficialmente a la bolsa. El ejecutivo europeo suele analizar las concentraciones desde dos parámetros: su efecto sobre las rutas concretas y su efecto sobre el reparto de cuotas de mercados de los distintos grupos, afirma esta publicación.

Los derechos con que cuenta Aer Lingus ya han sido objeto de negociación entre IAG y el Gobierno irlandés, y su mantenimiento para seguir conectando el país con Heathrow ha sido un tema clave para que Irlanda aprobara -como hizo la semana pasada- vender su 25% en la aerolínea. IAG se ha comprometido a mantener la vigencia de esos slots durante cinco años, más otros dos adicionales si las tarifas aeroportuarias no superan el nivel de 2014.

Es decir, la posibilidad de que esos derechos de vuelo peligren para conseguir la aprobación de Bruselas podría poner en cuestión el conjunto de la operación. El Gobierno de Irlanda ha obtenido también de IAG la concesión de una acción tipo B con la que el ejecutivo podrá vetar decisiones que conciernan a esos slots durante esos siete años.

Al mismo tiempo, el aeródromo de Heathrow movió 73,4 millones de pasajeros en 2014 (un 1,5% más) y compite como principal hub aeroportuario en Europa con Fráncfort, París-Charles de Gaulle, Amsterdam y Madrid.