Repsol ha comunicado  un beneficio de 761 millones de euros en los tres primeros meses del año, lo que supone una reducción del 6% respecto a los publicados en el mismo período de 2014, cuando contabilizaron la venta de activos de GNL. 

Repsol obtuvo en el primer trimestre de 2015 un beneficio neto de 761 millones de euros, apoyado en la fortaleza de su modelo de negocio integrado (Upstream-Downstream) que le ha permitido minimizar la fuerte caída del precio del petróleo. Este resultado supone un descenso del 6% respecto a los 807 millones de euros registrados en el primer trimestre de 2014, periodo en el que se contabilizaron 299 millones de euros de resultados de operaciones interrumpidas, básicamente plusvalías por el cierre definitivo de la venta de activos de Gas Natural Licuado (GNL).

El beneficio neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios, se situó en 928 millones de euros, lo que supone un aumento del 74% respecto al mismo periodo del año anterior. La buena marcha de los negocios de refino y química y la fortaleza del dólar frente al euro compensaron el efecto que en los negocios de exploración y producción tuvo la brusca caída, del 50%, en el precio del crudo.

Repsol firmó los tres primeros meses del año  con una deuda financiera de 126 millones de euros, con un descenso del 1.809 millones de euros respecto al cierre de 2014.   Durante el mes de marzo, Repsol realizó dos emisiones de bonos híbridos por un importe global de 2.000 millones de euros, en dos tramos de 1.000 millones de euros cada uno. Tras la monetización de los activos de Repsol en Argentina, la compañía mantenía una gran cantidad de caja en dólares. En diciembre de 2014, esta cantidad fue incrementada una vez acordada la adquisición de Talisman, para hacer frente al pago de la misma y debido a que las proyecciones macroeconómicas de la compañía daban señales de apreciación del dólar para el siguiente periodo. El significativo y positivo resultado financiero alcanzado en el primer trimestre del año por Repsol ha confirmado las previsiones de la compañía en un contexto de apreciación del dólar.

Y será mañana cuando complete la adquisición de Talisman Energy, operación que, tal y como cuenta en la nota de prensa, "situará a la compañía entre las grandes petroleras privadas del mundo, con presencia en los cinco continentes". 

Mejora en el área de Dowstream

El efecto de la caída del precio del petróleo en el área de Upstream (Exploración y Producción) fue parcialmente compensado por un incremento de la producción del 3,7%, hasta los 354.600 barriles equivalentes de petróleo al día. En este área, la petrolera obtuvo un resultado negativo de 190 millones de euros - desde los 255 millones del período previo, debido a la interrupción de la producción en Libia y la caída de los precios del crudo. Así, el precio de realización de crudo de Repsol se redujo en un 48%, frente a un descenso del 50,2% de la cotización del Brent. Por su parte, el precio de realización de gas de Repsol bajó un 33%, frente a una caída del 38,8% del Henry Hub.

La compañía continúa su actual campaña exploratoria, con buenos resultados y expectativas en Alaska, Rusia y Brasil.  El efecto del menor precio del crudo fue parcialmente compensado por el aumento de la producción de hidrocarburos. Repsol incrementó la producción en 8 de los 12 países en los que opera. Destacan los proyectos de Kinteroni (Perú), del campo Sapinhoá (Brasil) y del proyecto Margarita-Huacaya (Bolivia). Como consecuencia, la producción total del Grupo aumentó un 3,7%, hasta los 354.600 barriles equivalentes. Eliminado el efecto Libia, afectado por la conflictividad que vive el país, la producción habría aumentado un 10% respecto al primer trimestre de 2014.

Las inversiones netas en el área de Upstream se incrementaron un 59%, hasta alcanzar los 753 millones de euros en el periodo.

Resultados por segmentos


En el negocio de Downstream (Refino, GLP, Marketing, Química y Gas&Power), la eficiencia de los activos se tradujo en un crecimiento del resultado neto ajustado hasta alcanzar los 534 millones de euros (calculado en base a la valoración de los inventarios a coste de reposición, CCS), fundamentalmente por el favorable comportamiento de los márgenes de Refino y Química, impulsados por las medidas implementadas en sus planes de competitividad.

Las mayores ventas en los negocios de refino, química y gas licuado del petróleo (GLP), producto de la recuperación de la actividad económica en España, contribuyeron a mejorar el resultado de la unidad de Downstream.  La mayor eficiencia en las plantas del negocio químico, resultado de las mejoras operativas implementadas en los últimos meses, se sumaron a un mejor entorno internacional e incrementaron el resultado del área en 97 millones de euros.