La compañía aprueba un acuerdo con el Gobierno Argentino por la expropiación de YPF y convoca Junta General de Accionistas

 El beneficio neto recurrente de Repsol, que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía, ascendió en 2013 a 1.823 millones de euros, un 6,7% inferior al del ejercicio anterior.
 La producción de hidrocarburos continuó creciendo, un 4% en 2013, gracias a la puesta en marcha de tres nuevos proyectos clave del Grupo en Brasil, Rusia y Bolivia.
 En 2013, Repsol volvió a conseguir un nuevo récord en su tasa de reemplazo de reservas, 275%, que ha sido, además, la más alta del sector a nivel mundial.
 La tasa de éxito exploratorio se situó por encima de la media de la industria, con nueve descubrimientos en Alaska, Argelia, Brasil, Colombia, Libia y Rusia.
 En 2013, Repsol volvió a conseguir una posición de liderazgo en términos de margen integrado de refino y marketing en Europa. La utilización de las unidades de conversión de su sistema de refino alcanzó el 99%.
 La deuda neta de Repsol -ex Gas Natural Fenosa- cayó un 27,9% hasta los 5.358 millones de euros, mientras que la liquidez de la compañía alcanzaba, al cierre del ejercicio, los 9.282 millones de euros.
 El Consejo de Administración de Repsol aprobó el acuerdo con la República Argentina por el que esta última se compromete a compensar con 5.000 millones de dólares la expropiación del 51% de las acciones de YPF e YPF Gas. El Consejo acordó, además, someter la ratificación del acuerdo a la próxima Junta General de Accionistas.
 El acuerdo con Argentina permitirá obtener ingresos por el valor recuperado, reforzar la solidez financiera y aumentar la capacidad de crecimiento e inversión de Repsol durante los próximos años.
 El resultado neto recurrente a CCS (1.823 millones de euros) se tradujo en un resultado neto a MIFO de 195 millones de euros. La diferencia se explica fundamentalmente por los saneamientos extraordinarios vinculados al acuerdo por YPF (1.279 millones de euros) y por las provisiones sobre activos norteamericanos no incluidos en la venta del GNL (1.105 millones de euros), compensados parcialmente por la plusvalía contabilizada en 2013 de la venta de activos de GNL (1.263 millones de euros).
 El Consejo de Administración de Repsol acordó proponer a la próxima Junta General de Accionistas la continuación del programa “Repsol Dividendo Flexible” y el pago de una retribución a los accionistas, como dividendo complementario del ejercicio 2013, por un importe equivalente a unos 0,50 euros por acción.

Repsol obtuvo en 2013 un beneficio neto recurrente a CCS de 1.823 millones de euros, lo que supone una disminución del 6,7% respecto al ejercicio anterior.

Este beneficio -que excluye los resultados atípicos y considera los costes de crudos y productos a valor de reposición- refleja la actividad ordinaria del negocio de Repsol en un ejercicio caracterizado por un entorno complejo (conflictividad en Libia y desaceleración económica general) y un incremento de las magnitudes básicas de la actividad de la compañía (aumento de la producción y de las reservas de hidrocarburos).

El crecimiento del 4% de la producción de hidrocarburos se debió fundamentalmente a la puesta en marcha de nuevos proyectos clave del Upstream, que compensaron las paradas de producción en Libia. Este incremento, junto con los mayores márgenes y volúmenes del negocio de GNL, contribuyó a compensar los menores márgenes de Refino y Química, en un entorno caracterizado por la ralentización del ritmo de crecimiento mundial y la debilidad de los márgenes de refino en Europa.

La producción neta de 2013 alcanzó los 346.000 barriles equivalentes de petróleo al día. Se pusieron en marcha tres de los proyectos estratégicos de crecimiento: Sapinhoá, en el bloque BM-S-9 de Brasil, que inició su actividad en enero y alcanzó durante el año una producción total de 30.000 barriles de petróleo al día; Syskonsininskoye (SK), en Rusia, cuya producción de gas llegó hasta los 1,7 millones de metros cúbicos al día al final del ejercicio; y la Fase II de Margarita-Huacaya, en Bolivia, que permitió incrementar la producción de gas a 15 millones de metros cúbicos al día. Adicionalmente, en febrero de 2014 la compañía conectó un segundo pozo al proyecto Sapinhoá, en Brasil, que aportará más de 4.000 barriles diarios de nueva producción neta al Grupo Repsol.

Estos proyectos se unen a los ya iniciados el año anterior en España (Lubina y Montanazo), Estados Unidos (Mississippian Lime), Rusia (AROG) y Bolivia (Fase I de Margarita). El resto de los proyectos estratégicos continuaron su desarrollo, destacando en el año la obtención de la declaración de comercialidad del campo Carioca, en el bloque BM-S-9 de Brasil.

La producción aportada por los proyectos de crecimiento, unida al mejor comportamiento de los campos de Trinidad y Tobago, permitió aumentar la producción de hidrocarburos en 2013 pese a la interrupción de las operaciones en Libia durante más de tres meses, debida a actuaciones de grupos conflictivos en el país.

La tasa de reemplazo de reservas probadas en 2013 fue del 275% lo que supone la tasa de reemplazo orgánica más alta de la historia de Repsol y la más alta del sector a nivel mundial en 2013. Al final del ejercicio, la cifra de reservas probadas ascendió a 1.515 millones de barriles equivalentes de petróleo.

Durante 2013, Repsol mantuvo su esfuerzo inversor en proyectos de exploración, consolidando la tendencia de éxitos iniciada en 2005, con nueve sondeos positivos en Brasil (BM-S-50), Alaska (North Slope), Argelia (SE Illizi), Rusia (Karabahsky-2), Colombia y Libia. De esta manera, Repsol incorporó recursos por más de 300 millones de barriles equivalente de petróleo en el ejercicio y superó los objetivos anuales establecidos en su Plan Estratégico 2012-2016.

Para asegurar a largo plazo la actividad exploratoria, Repsol incorporó a su dominio minero 65 nuevos bloques exploratorios, con una superficie total de 64.183 km2 (37.194 km2 neto Repsol), fundamentalmente en Estados Unidos (44 bloques) y Noruega (6 bloques).

En cuanto al Downstream, Repsol volvió a demostrar la buena calidad de sus activos, más aún después de la puesta en marcha de los grandes proyectos de refino en Cartagena y Petronor, al obtener un EBITDA de 863 millones de euros, y ocupar posiciones de liderazgo entre sus competidores europeos en términos de margen integrado de Refino y Marketing. La utilización de las unidades de conversión de su sistema de refino alcanzó el 99%. Todo ello, en un entorno caracterizado por la continuada caída de la demanda en Europa, y en España en particular, que ha presionado a la baja los márgenes de refino y química y las ventas en los negocios comerciales.

La aportación a los resultados del Grupo Gas Natural Fenosa estuvo en línea con el año anterior. Los menores resultados del negocio eléctrico en España, afectado por la mayor fiscalidad y la nueva regulación, se compensaron con mayores márgenes de comercialización mayorista de gas y mejores resultados en Latinoamérica.

El resultado neto recurrente a CCS (1.823 millones de euros) se tradujo finalmente en un resultado neto a MIFO de 195 millones de euros. La diferencia se explica por el efecto negativo de 187 millones de euros - asociado a la valoración a coste medio del crudo y los productos (MIFO) en lugar de a coste de reposición (CCS)- y, fundamentalmente, por los saneamientos extraordinarios vinculados al acuerdo por YPF (1.279 millones de euros) y por las provisiones sobre determinados activos norteamericanos no incluidos en la venta del Gas Natural Licuado (1.105 millones de euros), que fueron compensados parcialmente por la plusvalía contabilizada en 2013 de la venta de activos de GNL (1.263 millones de euros).

La República Argentina y Repsol alcanzaron un acuerdo que reconoce un valor de 5.000 millones de dólares por el 51% del capital de YPF expropiado, que ha sido aprobado por el Consejo de Administración de Repsol e incluido para su ratificación en el Orden del Día de la Junta General de Accionistas, convocada en la misma reunión.

En cuanto a los activos de GNL, en febrero de 2013 se firmó un acuerdo de venta con Shell que incluía participaciones en plantas de licuefacción (Atlantic LNG y Perú LNG) y activos de comercialización y transporte. El 31 de diciembre de 2013 se materializó la primera fase de esa venta, con la transmisión de las participaciones en las plantas de licuefacción y los principales contratos de aprovisionamiento y suministro de GNL, y el 1 de enero de 2014 se completó la transacción con la transmisión del resto de los activos vendidos (comercialización y transporte). Por otro lado, en octubre, se vendió a BP la participación en Bahía Bizkaia Electricidad (BBE).

Estas operaciones aportaron a Repsol unos ingresos en el entorno de 4.300 millones de dólares y una plusvalía después de impuestos de 1.263 millones de euros en 2013 y de 328 millones de euros en enero de 2014. Como consecuencia de estas ventas, y aplicando criterios de máxima prudencia financiera, Repsol ha ajustado en sus libros el valor de los activos de GNL remanentes, y anotado una provisión total después de impuestos de 1.105 millones de euros.

Al cierre del ejercicio, la deuda neta -ex Gas Natural Fenosa- ascendió a 5.358 millones de euros, lo que supone un descenso respecto a 2012 del 27,9%. Asimismo, Repsol cuenta con un alto nivel de liquidez, que se sitúa 9.282 millones de euros.
Durante 2013, la compañía mantuvo una atractiva retribución a sus accionistas, alcanzando una rentabilidad por dividendo del 6%. Repsol sigue dando la opción a sus accionistas de percibir su remuneración, total o parcialmente, en acciones de nueva emisión o en efectivo, a través del programa “Repsol Dividendo Flexible”.

El Consejo de Administración de Repsol acordó hoy proponer a la próxima Junta General Ordinaria de Accionistas la continuación del programa “Repsol Dividendo Flexible”, y una retribución como dividendo complementario del ejercicio 2013 por un importe equivalente a unos 0,50 euros por acción.

La acción de Repsol se revalorizó un 19,5%, por encima de sus comparables europeos (10,4%).
Otros hitos de 2013 fueron la venta de autocartera (5%), que permitió incorporar al accionariado de Repsol a una las compañías de inversión más prestigiosas del mundo, Temasek; y la recompra voluntaria de las participaciones preferentes del Grupo.

Durante el año, fueron múltiples los reconocimientos obtenidos en materia de responsabilidad social corporativa y compromiso con la sociedad por parte de Repsol, que, además, ocupó posiciones de liderazgo en las instituciones y organismos en los que participa.
Respecto al compromiso social y con sus empleados, Repsol invirtió más de 20 millones de euros en formación, lo que supuso una media de 40 horas por empleado, redujo el Índice de Frecuencia de Accidentes (0,59 en 2013) y evitó la emisión de 353.000 toneladas de CO2 equivalentes a la atmósfera.


Nota: De acuerdo con las Normas Internacionales de Información Financiera, los resultados generados por los activos y negocios de GNL que formaban parte del acuerdo firmado con Shell en febrero de 2013, así como las plusvalías y provisiones generadas por su venta deben registrarse como operaciones interrumpidas en la cuenta de resultados de los ejercicios 2013 y 2012. Las magnitudes que se presentan en esta cuenta de resultados son, pues, ajustadas e incorporan dichos resultados según su naturaleza en el resultado de operaciones continuadas.

(*) Incluye el resultado neto de impuestos y de socios externos aportado por YPF S.A., YPF Gas S.A., y las sociedades participadas de ambas compañías en cada periodo y por los préstamos concedidos a Petersen, así como los efectos registrados como consecuencia de la expropiación de las acciones de YPF, S.A. y de YPF Gas S.A.

(**) Middle In, First Out. Calculado siguiendo criterios contables de valoración de inventarios a coste medio.

(***) Current Cost of Supply. Calculado en base a la valoración de los inventarios a coste de reposición.

Este documento no constituye una oferta o invitación para adquirir o suscribir acciones de Repsol, de acuerdo con lo establecido en la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores y en su normativa de desarrollo. Asimismo, este documento no constituye una oferta de compra, de venta o de canje ni una solicitud de una oferta de compra, de venta o de canje de títulos valores en ninguna otra jurisdicción.
Este documento contiene información y afirmaciones o declaraciones que constituyen estimaciones o proyecciones de futuro sobre Repsol. Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir declaraciones sobre planes, objetivos y expectativas actuales, incluyendo declaraciones en relación con tendencias que afecten a la situación financiera de Repsol, ratios financieros, resultados operativos, negocios, estrategia, concentración geográfica, volúmenes de producción y reservas, gastos de capital, ahorros de costes, inversiones y políticas de dividendos. Dichas estimaciones o proyecciones pueden incluir también asunciones sobre futuras condiciones de tipo económico o de cualquier otro tipo, tales como los futuros precios del crudo u otros precios, márgenes de refino o marketing y tipos de cambio. Las estimaciones o proyecciones de futuro se identifican generalmente por el uso de términos como “espera”, “anticipa”, “pronostica”, “cree”, “estima”, “aprecia” y expresiones similares. Dichas declaraciones no constituyen garantías de un futuro cumplimiento, precios, márgenes, tipos de cambio o de cualquier otro suceso, y se encuentran sujetas a riesgos significativos, incertidumbres, cambios y otros factores que pueden estar fuera del control de Repsol o que pueden ser difíciles de prever. Entre tales riesgos e incertidumbres están aquellos factores y circunstancias identificadas en las comunicaciones y los documentos registrados por Repsol y sus filiales en la Comisión Nacional del Mercado de Valores en España, en la Comisión Nacional de Valores en Argentina, en la Securities and Exchange Commission de los Estados Unidos de América y en el resto de autoridades supervisoras de los mercados en los que se negocian los valores emitidos por Repsol y/o sus filiales.
Salvo en la medida que lo requiera la ley aplicable, Repsol no asume ninguna obligación -aun cuando se publiquen nuevos datos o se produzcan nuevos hechos- de informar públicamente de la actualización o revisión de estas manifestaciones de futuro.
La información incluida en este documento no ha sido verificada ni revisada por los auditores externos de Repsol.