La compañía Prosegur ha llevado a cabo sus resultados trimestrales, en el cual ha incrementado todos sus resultados con respecto al mismo período del año anterior. Motivo de esto, se encuentra el impacto positivo que ha tenido el crecimiento orgánico puro.  

Prosegur ha incrementado un 18,9% su cifra de negocio con respecto al ejercicio 2016. En esta cifra, un 12,5% corresponde al crecimiento orgánico puro, un 0,3% al crecimiento inorgánico y el efecto de tipo de cambio tiene una incidencia positiva de un 6,1%.

El Ebitda se ha incrementado en un 16,9% con respecto al ejercicio 2016 hasta llegar a 98,2 millones de euros, con un margen sobre ventas del 9,2%. El resultado neto consolidado de la compañía ha alcanzado los 40,3 millones de euros, lo que supone un descenso del 15,5% con respecto al ejercicio 2016.

Las ventas de Prosegur durante el período de enero a marzo del ejercicio 2017 han ascendido a 1.066,7 millones de euros, frente a los 897,4 millones de euros del mismo período de 2016, lo que supone un incremento del 18,9%. Del crecimiento total, un 12,5% corresponde al crecimiento orgánico puro, un 0,3% corresponde al crecimiento inorgánico por las adquisiciones y ventas realizadas en los ejercicios 2016 y 2017, por lo que este tipo de cambio supone un incremento del 6,1%.

Los gastos financieros netos de Prosegur en el período de enero a marzo de 2017 se han situado en 12,9 millones de euros frente a los 10,0 millones de euros del mismo período de 2016, lo que representa un incremento de 2,9 millones de euros.

El resultado neto consolidado en el período de enero a marzo de 2017 ha ascendido a 40,3 millones de euros frente a los 47,7 millones de euros en el mismo periodo de 2016, lo cual significa un descenso del 15,5%.