En el espacio de un año, el número de gobiernos populistas occidentales se ha duplicado. La actual ola, que no tiene precedentes desde el final de la Segunda Guerra Mundial, se fortalecerá probablemente en 2017 con ocasión de las elecciones generales en Holanda en marzo y de las de Francia y Alemania más adelante en el año.
 
El auge del populismo se debe a la incapacidad de las políticas económicas en las últimas décadas para cumplir sus compromisos. La élite liberal ha creado una afirmación de que la globalización beneficiaría al mayor número. Ha logrado eliminar a millones de personas de los países emergentes de la pobreza abriendo el acceso a los mercados occidentales, pero también ha contribuido a aumentar la desigualdad en los países desarrollados, lo que lleva a una sensación de pérdida de estatus compartida por parte de la población.
 
De hecho, la globalización ha beneficiado en primer lugar a una minoría. Esto es evidente en Estados Unidos y el Reino Unido, donde la proporción de ingresos del 1% más rico ha aumentado en los últimos años, alcanzando niveles de hace 100 años.
 
En respuesta, el populismo proporciona una respuesta económica que no es, por su naturaleza, anti-liberal. Gustave Flaubert enfatizó brillantemente la dificultad de definir esta noción en su observación, todavía utilizada hoy en día: "El populismo, no sabemos lo que es; A la furia contra".
 
El populismo no se basa en ninguna ideología precisa, sino que reúne contribuciones de varias escuelas de pensamiento económico. Por otra parte, se opone a la visión de Friedrich Hayek, que fue el motor de la revolución conservadora de los años Thatcher y Reagan, de un estado mínimo, limitado a defender el derecho natural a la propiedad y crítico de la justicia social. Sin embargo, se pueden distinguir dos características principales del populismo: el proteccionismo y el intervencionismo estatal.
 
El estado es la respuesta

Económicamente, el populismo fue desacreditado por las experiencias de los años 20 y de los años 30 mientras que condujeron al establecimiento de regímenes dictatoriales y de un conflicto global. Las experiencias más recientes en Hungría y Polonia no permiten una sentencia definitiva ya que la dinámica de crecimiento en estos dos países depende estrechamente de la integración de los fondos europeos.
 
Sin embargo, gracias al fracaso de la doctrina liberal, algunas soluciones que ofrece, en particular las inspiradas por el keynesianismo, son nuevamente reconocidas, incluso por la OCDE.
 
En este sentido, la filosofía política esbozada por la primera ministra británica, Theresa May, es interesante. Es una ruptura fundamental con el proyecto Big Society de David Cameron y la Tercera Vía de Tony Blair y Anthony Giddens, ambos fallidos.

 
Contrariamente a sus predecesores, que promovieron un estado mínimo para Theresa May, el Estado es la solución, no el problema y debe tener tres objetivos principales.
 
El primero es la reducción de la desigualdad, ya sea financiera o geográfica, que fue un factor clave para el voto No con motivo del referéndum del pasado mes de junio. La economía también debe ser regulada para reducir el comportamiento egoísta que condujo a la crisis financiera de 2008. Por último, el Estado debe servir como amortiguador de los choques, como el proceso de salir de la Unión Europea, recurriendo al gasto público.
 
Este programa económico está directamente inspirado en el legado de Neville Chamberlain y Franklin Roosevelt, y aboga por un capitalismo moral que recuerda al paternalismo del siglo XIX en las tierras protestantes.
 
El error del proteccionismo
 
El populismo fracasa económicamente desde el momento en que elige el proteccionismo. Sus partidarios destacan el ejemplo del desarrollo económico de Estados Unidos en el siglo XIX para enfatizar que no constituye un obstáculo para el desarrollo económico.
 
La historia americana se basa en el mito del "laissez-faire" y del libre comercio, pero esto está lejos de la realidad. Los cuatro presidentes vistos en el Monte Rushmore eran todos proteccionistas.
 
Entre 1812 y 1840, el arancel medio se elevó del 25% al 40%. Estas barreras al comercio persistieron hasta que el papel de la superpotencia geopolítica de Estados Unidos llevó al país a adoptar un nuevo enfoque económico en 1945.
 
Sin embargo, la experiencia americana no puede repetirse en todas partes. Su éxito puede explicarse en parte por la teoría del tamaño de las naciones. Se estipula que las ventajas se deben al gran tamaño de un país que se basa en economías de escala.
 
Las empresas nacionales obtienen mejores resultados si tienen acceso a un mercado más amplio, lo que dio lugar al desarrollo de un sector manufacturero altamente competitivo enEstados Unidos en el siglo XIX. Este estado de cosas no prevalece en Francia, ni en Polonia, y menos aún en Hungría.
 
Sin embargo, el proteccionismo razonado puede tener claras ventajas económicas. En el siglo XIX, Friedrich List, defensor del libre comercio, desarrolló la idea del "proteccionismo educativo" para proteger a las industrias nacientes para que fueran fortalecidas y pudieran competir internacionalmente.
 
En la actualidad, este enfoque tendría sentido para startups y las nuevas tecnologías en Europa y podría ampliarse a sectores estratégicos siguiendo el ejemplo de Alemania que controla y puede prohibir la inversión extranjera (fuera de la UE) en todos los sectores de la economía si La participación supera el 25%.
 
El populismo no es ciertamente la mejor respuesta a la crisis de la confianza del electorado en sus representantes y las deficiencias de la globalización. Sin embargo, merece reemplazar al estado en el centro del juego y llevar el debate económico al público.