Esta mañana conocíamos una noticia que mostraba la disposición del Gobierno griego a canjear la deuda actual por otra indexada a una serie de condiciones, la más importante el propio crecimiento.

Pero el portavoz griego ha aclarado que esta propuesta sólo refleja una de las posibles propuestas "técnicas" con un objetivo final claro: su reestructuración al ser impagable.

Sobre la negociación con el resto de los países europeos, el Portavoz señala que el Gobierno ha reforzado su posición.

La información publicada hoy por el FT alude a dos posibles bonos para el canje: unos indexados al crecimiento nominal y otros perpetuos, estos últimos para reemplazar a la deuda ahora en manos del ECB.
Entre las contrapartidas, superávit primario del 1-1.5 % del PIB y luchar contra la evasión fiscal. Pero, todo lo anterior, con margen para lograrlo con el tiempo. ¿Control? Sin la Troika.

Y mientras se negocia todo esto se pediría una línea de crédito puente hasta junio, con asistencia de la banca y la devolución a Grecia de los más de 1.9 billones obtenidos por el Eurosistema en rentabilidad de la deuda griega. En estas condiciones, Grecia pediría liquidez al mercado a corto plazo por otros 10 billones.

En una entrevista a Reuter, el Ministro de finanzas francés se ha mostrado comprensivo con la petición de Grecia de más tiempo hasta que las reformas implementadas comiencen a sentirse. Pero descarta que haya una reestructuración de la deuda que pase por un haircut.

El diferencial bono-bund 10 años en niveles de 116 p.b.
La rentabilidad del bono en niveles de 1.49 %.