El mercado viene con ligeras subidas. A todos nos sorpendió el tono de Yellen, es demasiada la confusión  que recibimos de los consejeros, que incluso advertían que en abril se podían subir los tipos.  Lo que está claro es que la política monetaria seguirá siendo promercado y la primera señal es un dólar más débil.
 

Los mercados que están más sobrevendidos son los que ahora mismo están en el foco de inversión. El dólar a corto plazo no nos sorpendería verlo en 1,15 dólares, nivel que en caso de superar le hará volver a los 1,20 dólares.

Hoy el mercado sigue mirando a Asia tras los datos de producción industrial, sin embargo en Japón está afectando el hecho de que los inversores reduzcan exposición a mercados desarrollados. Todos esperamos que el BOJ tome nuevas medidas expansivas e incluso se cuestiona la posibilidad de que se suban los impuestos y, mientras esto se descide, Japón no será un activo para invertir pues, aunque está interesante por valoración, vemos más interesantes otros activos como la bolsa de China.

 En el petróleo esperamos estabilidad en torno a niveles de 40-42 dólares. Un dólar más bajo favorece que se mantengan estos niveles. Las subidas llegarán pero se tiene que ajustar el exceso de oferta actual.

Con un dólar a la baja se reduce la presión sobre los activos muy sobrevendidos y el castigo que hemos visto en las emergentes, lo está favoreciendo. El dólar es la clave. 

Declaraciones a Radio Intereconomia