Meliá Hotels International celebró el jueves su Junta General de Accionistas, presidida por Gabriel Escarrer Juliá. El Presidente y el Vicepresidente Ejecutivo y Consejero Delegado de Meliá perfilaron ante sus accionistas los positivos resultados de 2016, así como las claves de la transformación del Grupo, y los principales vectores que marcarán su estrategia en esta nueva etapa.

Ambos ejecutivos destacaron los grandes avances de la Compañía en materia de Responsabilidad Social, con especial foco en: Infancia, derechos Humanos, Empleabilidad, Educación y cultura en los destinos en que operan, además de la lucha contra el cambio climático. En particular, se mostraron orgullosos de los más de 44.400 empleados del grupo, con más de 8.000 nuevos contratos laborales realizados en 2016, el 21% de ellos en España.

El proceso de relevo generacional, por el que el fundador del grupo y actual Presidente No Ejecutivo, Gabriel Escarrer Juliá, renunció a sus facultades ejecutivas en favor de su hijo, actual Vicepresidente Ejecutivo y Consejero Delegado, estuvo presente en todos los discursos, demostrando que el binomio renovación y continuidad que el componente familiar otorga a Meliá Hotels International está más vigente que nunca.

Clientes, Equipos y Expansión, claves

El Presidente No Ejecutivo del Grupo, Gabriel Escarrer Juliá, expuso brevemente lo que considera las claves de la fortaleza de Meliá: los clientes, el equipo humano y la expansión internacional. Sobre la importancia de sus clientes (a los que califica como la “razón de ser” de una Compañía que lleva la vocación de servicio como su valor corporativo más importante), Escarrer recordó que el Grupo obtuvo en 2016 un resultado del 82% en los índices de satisfacción, con un nivel también altísimo (42,8%) de recomendación. Las marcas hoteleras, que el grupo ha seguido actualizando en 2016, y la innovación, les han permitido además dirigirse de manera diferenciada a la multiplicidad de perfiles de clientes existentes en la actualidad, además de personalizar la relación con el cliente a través de un profundo impulso a la digitalización.

Para el fundador de Meliá, las personas han sido siempre su principal activo, y en su intervención, Escarrer quiso destacar el papel de los más de 44.400 colaboradores del grupo, y las políticas desplegadas por la empresa para captar a los mejores profesionales en todo el mundo, desarrollar su talento mediante una innovadora universidad virtual y potenciar el liderazgo de sus responsables. Para reforzar sus palabras, el Presidente recordó los importantes reconocimientos recibidos en 2016 y 2017 en este ámbito, como el de Mejor Empresa Turística para Trabajar en España (MERCO personas) y como Empresa más atractiva para trabajar en el sector, según ADECCO y Randstad. Meliá fue también la segunda mejor Marca Empleadora del sector hotelero en China según los China Hotel Tourism Awards.

Las personas son también un componente esencial para la exitosa e intensa expansión internacional que experimenta la Compañía, que como explicó su Presidente No Ejecutivo, además de crecimiento, ha permitido una diversificación que les ha protegido frente a coyunturas adversas. 31 hoteles firmados en 2016, un pipeline de 64 hoteles y 16.605 habitaciones en el ejercicio y un intenso ritmo de aperturas (17 en 2016) fueron las principales cifras aportadas por Escarrer, que se mostró especialmente orgulloso de seguir dejando su impronta en nuevos mercados como Myanmar, Irán, o Nueva York, y de los hoteles emblemáticos que el grupo, presente ya en 43 países, sigue abriendo en puntos del mundo tan lejanos como el Serengeti en África, las Maldivas o Dubai.

Impacto social de los resultados

El Vicepresidente Ejecutivo y Consejero Delegado, Gabriel Escarrer Jaume, agradeció la confianza y el honor de intervenir por primera vez ante la Junta General de Accionistas de la Compañía, para informar de la positiva evolución del Grupo, así como del profundo proceso de transformación cultural y las prioridades estratégicas que han hecho posible esta evolución, superando la dura situación de crisis que sacudió al turismo entre los años.

Sobre la evolución de Meliá en 2016, Escarrer recordó las mejoras en Beneficio Neto (+180%), Ebitda (+14%) y Resultado Financiero (mejora del 49%) entre otros parámetros, destacando sobre todo la trayectoria seguida por el principal indicador del negocio, el Ingreso Medio por Habitación (RevPAR) que creció en un 14% a nivel global, con espectaculares registros como en la División Mediterráneo (+42%) o EMEA (+12,4%).

Pero, ante todo, el primer Ejecutivo de Meliá explicó cómo estos resultados se han trasladado al conjunto de los Grupos de Interés de la empresa, en la forma de “cash-flow” social, o redistribución de los ingresos: de los 2.878 millones de ingresos globales, 1.256 se destinaron a proveedores, más de 600 a los empleados, y 273 y 260 millones, respectivamente, a pagos a las Administraciones Públicas e inversiones de mantenimiento. 243 millones para los hoteles en alquiler (28% del portfolio) y 198 millones a los propietarios de los hoteles en gestión, mientras los accionistas recibieron 12,4 millones de euros vía dividendos.

Transformación y estrategia

Gabriel Escarrer Jaume explicó el proceso de transformación gracias al cual Meliá pudo gestionar una crisis como la de 2008 y salir reforzada, abordando simultáneamente el cambio de la marca corporativa ( desde la antigua Sol Meliá a Meliá Hotels International), la revisión de los valores corporativos para actualizarlos sin perder la doble esencia de empresa cotizada de fuerte base familiar, y una nueva visión estratégica que se centraría en consolidar el liderazgo global del grupo en el segmento vacacional, pasar de un foco en los costes a una excelencia en la gestión de ingresos, y en el tránsito de un modelo de negocio basado en la propiedad de la mayoría de hoteles, a otro centrado en la gestión de hoteles propios y de terceros.

Todo ello posibilitado por un contexto de modernización de las marcas hoteleras, de transformación digital, y de potenciación de las personas y de los intangibles como la reputación y el gobierno corporativo. Los ingresos online de Meliá se incrementaron en 275 millones de euros desde 2014, estimándose una cifra total de 540 millones al final de este año, lo que hace del canal melia.com la fuente más rentable de ingresos para la compañía.

En consonancia con ello, la visión estratégica para 2017 y 2018 priorizará:

a)       La expansión internacional, continuando con el ritmo de firmas y aperturas de hoteles marcado durante los últimos dos años. El crecimiento priorizará los principales destinos vacacionales y las ciudades con atractivo turístico (bleisure)

b)       Digitalización y personalización, con nuevas herramientas B2C como la nueva melia.com, el primer canal de ventas del Grupo; y B2B, como MeliaPro, que registró un 71% de crecimiento. El programa de fidelidad meliaRewards creció en un 44% y se consolida como palanca esencial para la relación con el “cliente Meliá”.

c)       La estrategia de Revenue Management, profundizando en el esfuerzo que ya ha conseguido que un 80% de la mejora del RevPAR de Meliá provenga de mejora de las tarifas, con 28 trimestres liderando el crecimiento de este indicador en la industria.

d)       Fortalecer la estrategia de Real Estate y el crecimiento por medio de Joint Ventures con socios prioritarios del Grupo, y

e)       La estrategia de renovación y reposicionamiento (con cambio de marca en algunos casos) de los hoteles y los destinos más importantes para la Compañía. Con los exitosos antecedentes de los procesos de transformación llevados a cabo en Magaluf, Ibiza, o Torremolinos entre otros, Meliá aborda en la actualidad otros proyectos como la revitalización de la primera línea de Palma, con el impulso del nuevo Palau de Congressos recientemente adjudicado, y un ambicioso plan de reformas de activos estratégicos en España de sus marcas Meliá y Gran Meliá, fundamentalmente. El Grupo ha invertido en renovaciones en España más de 500 millones entre 2011 y 2016.

Tras repasar los retos y oportunidades que aguardan a la industria turística en 2017, el Vicepresidente Ejecutivo y Consejero de Meliá concluyó: “Me siento orgulloso de haberles podido presentar hoy una Compañía sólida, saneada, con una clara visión del futuro de nuestro negocio, y de las claves para alcanzarlo” y agradeció el trabajo y la lealtad de su equipo directivo, de sus más de 44.400 empleados, y de sus Consejeros (seis independientes de un total de once).

Tanto Escarrer Jaume como su padre agradecieron a los accionistas de Meliá el apoyo y confianza demostrados, y les aseguraron que seguirían trabajando para responder adecuadamente y seguir generando valor compartido tanto para ellos como para la sociedad y generaciones futuras, algo que como empresa familiar consideran como su legado y su compromiso.

Según lo previsto, la Junta General de Accionistas se celebró con el quórum necesario y durante su transcurso fueron aprobados la totalidad de los acuerdos establecidos en el Orden del Día.