Indra obtuvo un resultado neto en el primer semestre de 31 millones de euros, comparado con las pérdidas de 436 millones de un año antes. Además, el Ebitda alcanza los 100 millones, multiplicando por cinco la cifra obtenida entre enero y junio de 2015.

Las amortizaciones se sitúan en 30,4 M€ frente a los 44,8 M€ del 1S15 (-32%), por el efecto de la aplicación y amortización correspondiente a subvenciones de proyectos de I+D. Excluyendo el impacto de la aplicación de las subvenciones y aplicaciones de I+D, las amortizaciones se hubieran incrementado en 11,0 M€ con respecto a los niveles registrados en el primer semestre del año anterior.

Las ventas en el 1S16 se han situado en 1.332 M€, lo que supone una caída del -1% en moneda local (o -5% en términos reportados). Los verticales de T&D registran tasas de crecimiento positivas (+4% en moneda local; +2% reportado), mientras que las dinámicas sectoriales (y geográficas) continúan afectando a los verticales de TI (-5% en moneda local; -11% reportado). En el segundo trimestre, las ventas han crecido un +3% en moneda local (0% en términos reportados) como consecuencia, entre otros aspectos, del mejor comportamiento relativo de las ventas en Europa (especialmente en T&D).

La Deuda Neta cae un 6% y se sitúa en 659 M€ (nivel inferior a los 700 M€ de diciembre 2015), lo que representa un nivel de apalancamiento de 3,1 veces el EBITDA recurrente de los últimos 12 meses (vs 5,4x a diciembre 2015). El coste medio de la deuda se sitúa en el 3,1% y mejora en 1,3 pp respecto al mismo periodo del año anterior

El OPEX (gastos operativos) cae un -13% en el semestre vs 1S15 hasta los 1.251 M€ principalmente como consecuencia de los planes de optimización de costes implementados por la compañía, y por las menores ventas.

El Resultado Financiero disminuye hasta 22,0 M€ (vs 30,8 M€ en 1S15) como consecuencia del descenso de la deuda media en el periodo y la reducción en el coste medio de la financiación de -1,3pp hasta el 3,1% (básicamente por el menor peso de la deuda en Brasil).

El Cash Flow Libre generado en el primer semestre se sitúa en 48 M€ vs -164 M€ en el 1S15, como consecuencia principalmente de la mejora tanto en la rentabilidad como en el capital circulante neto. Excluyendo el impacto de la reestructuración de plantilla en el primer semestre (26 M€) y la salida de caja en el semestre por los proyectos onerosos provisionados durante el 2015 (33 M€), la generación de caja libre se habría situado en 107 M€.

La compañía mantiene las mismas estimaciones de ingresos, márgenes y generación de caja ya comunicadas anteriormente para 2016, ante una segunda mitad de ejercicio en la que siguen manteniéndose dinámicas macroeconómicas, de negocio y sectoriales exigentes, que pueden ocasionar retrasos en proyectos puntuales.