IBERDROLA prevé mantener las inversiones de alrededor de 16.000 millones € en el periodo 2010-2012 para seguir desarrollando sus proyectos de crecimiento orgánico y consolidando la expansión internacional del Grupo, tras superar los 2.870 millones € de beneficio neto en el ejercicio 2010.

Por áreas de negocio, 5.600 millones € se dedicarán a redes, sin contar con los 2.400 millones € de la compra de la compañía distribuidora brasileña Elektro, 5.300 millones € a energías renovables, 2.200 millones € a generación y comercialización de electricidad y 300 millones € a otras actividades.

Estrategias de Inversión
Las fusiones continúan siendo la opción más viable y hay que ser selectivos
Las fusiones continúan siendo la opción más viable y hay que ser selectivos

Estos datos implican una reconfiguración de las inversiones previstas para el trienio de referencia, con una disminución de las destinadas al crecimiento orgánico en las diferentes áreas de negocio que queda compensada con la citada compra en Brasil.

En cualquier caso, el mix de inversión presentado hoy a los analistas, en el transcurso del Día del Inversor celebrado en Madrid, confirma las bases estratégicas de IBERDROLA: los negocios regulados o casi regulados -redes y renovables- se llevan más del 80% de la cifra global (41 y 40%, respectivamente).

La Empresa prevé destinar un 70% de las inversiones a crecimiento -el 60% en el caso del área de redes, con nuevas líneas de transporte y distribución, y el 40% en el caso del negocio liberalizado, mediante proyectos hidráulicos en España-, mientras que el 30% restante irá a parar a mantenimiento. IBERDROLA, que ha reiterado el objetivo de llevar a cabo desinversiones por 3.000 millones € entre 2010 y 2012, ha completado el 70% de las planeadas.

Fruto de este importante esfuerzo inversor previsto en un entorno económico complejo, la Compañía incrementará la diversificación internacional y obtendrá en 2012 un 70% del Ebitda de las actividades de redes y energías renovables. Para ese año, IBERDROLA espera que el negocio energético tradicional en España aporte un 35% de los resultados operativos, Reino Unido un 20%, Latinoamérica un 14%, Estados Unidos un 9% y Renovables un 22%.

Incremento anual de entre el 5% y el 9%

IBERDROLA prevé alcanzar un crecimiento anual de entre el 5% y el 9% del Ebitda y del beneficio neto recurrente (sin extraordinarios), una horquilla que en el caso del beneficio operativo bruto ya ha sido superada en los resultados de 2010 presentados la pasada semana: éste creció el 10,5%, hasta los 7.528 millones €. Además, la Empresa contempla mantener la política de retribución a los accionistas.

Asimismo, el Grupo reforzará la gestión realizada en los últimos ejercicios, basada en la mejora de la eficiencia (+11% en 2010) y el incremento de la fortaleza financiera: cerró el pasado año con unos recursos propios de 31.663 millones €, una deuda neta ajustada de 24.212 millones € y un apalancamiento del 43,3% (estas dos últimas magnitudes sin contar con el déficit tarifario).

De cara a lograr todos estos objetivos, la Compañía ha desarrollado un nuevo modelo organizativo que responde a la dimensión global que ha alcanzado IBERDROLA tras el inicio de su expansión internacional, con la compra de ScottishPower en el año 2007, y que se basa en la creación de áreas de negocio globales, el pleno desarrollo de una corporación única y la coordinación de las actividades en cada zona geográfica con un enfoque local.

Finalmente, la Empresa seguirá implementando las mejores prácticas en el ámbito del gobierno corporativo (ya cumple 56 de las 58 recomendaciones del Código Unificado) para defender un proyecto de creación de valor a largo plazo compatible con el interés de todos sus stakeholders.

IBERDROLA ha experimentado en la última década una fuerte transformación que le ha permitido escalar posiciones hasta convertirse en el primer grupo energético nacional, la quinta mayor empresa española del Ibex 35 por capitalización bursátil, el líder mundial del sector eólico y una de las cinco mayores eléctricas globales.

Esta transformación ha sido posible gracias a una visión estratégica que le ha permitido adelantarse a las necesidades del sector energético y que ha supuesto una inversión en el periodo 2001-2010 de alrededor de 67.000 millones €. El éxito de IBERDROLA obedece a los aciertos cosechados por la estrategia desplegada en dos etapas:

-        2001-2006: la planificación realizada en estos años se concentró en los negocios energéticos y se enfocó a España y Latinoamérica. Al final de este periodo, la Compañía consiguió su objetivo de duplicar tanto el tamaño como los resultados. En capacidad instalada pasó de 16.500 a 30.500 megavatios (MW), mientras que el resultado neto alcanzó los 1.660 millones € en 2006.

-        2007-2010: la estrategia ha estado marcada por la fuerte expansión internacional y la consolidación. En concreto, IBERDROLA llevó a cabo la integración de la escocesa ScottishPower y de la estadounidense Energy East (hoy IBERDROLA USA) en el Grupo, así como la notoria expansión de su filial de energías renovables, que lidera el mercado eólico mundial, con 12.500 MW de potencia. El Grupo alcanzó una capacidad de casi 45.000 MW al final del periodo, consolidándose como una de las grandes compañías eléctricas del mundo.

 Gracias al crecimiento experimentado a lo largo de los últimos 10 años, IBERDROLA ha conseguido en 2010 una producción histórica (154.073 millones de kWh, +8%) y las mayores ventas (30.431 millones €) y beneficio neto (2.870 millones €) de toda su historia.

Relevantes proyectos de futuro

La actual estrategia de IBERDROLA pasa por consolidar la presencia internacional lograda en los últimos años, fundamentalmente en Reino Unido y Estados Unidos y, en general, en el denominado eje atlántico, incluidos Brasil y México. Asimismo, la Compañía está centrada en sentar las bases del crecimiento futuro, basado en el desarrollo de proyectos de redes  y energías renovables por todo el mundo.

Ø       Reino Unido: la Empresa reforzará su presencia a través del negocio de distribución y, sobre todo, de la apuesta por las renovables. De hecho, IBERDROLA RENOVABLES -con 932 MW operativos- se adjudicó en 2010 uno de los mayores parques eólicos marinos del mundo, cuyo potencial asciende a 7.200 MW. Asimismo, IBERDROLA participa en el programa de nuevas nucleares en el país y ha adquirido, junto a GDF Suez y Scottish & Southern, un emplazamiento en Sellafield, donde podría instalar una central de 3.600 MW. Su filial ScottishPower prosigue sus pruebas de captura de CO2 en Longannet para el desarrollo de esta tecnología.

 

Ø      Estados Unidos: la política energética del presidente Obama ha refrendado los planes de IBERDROLA en un país clave para su crecimiento. Cabe destacar que la Compañía ya ha superado los 1.000 millones de dólares mediante incentivos del Gobierno estadounidense. IBERDROLA RENOVABLES es el segundo operador eólico allí, con 4.600 MW instalados y proyectos por 25.000 MW. Además, a través de IBERDROLA USA está inmersa en dos iniciativas de primer nivel en el ámbito de la distribución eléctrica: la nueva línea de transmisión de 800 kilómetros que potenciará la interconexión entre Estados Unidos y Canadá y el proyecto para habilitar una red inteligente para 620.000 clientes del Estado de Maine.

 

Ø      España y Portugal: aparte de seguir desarrollando infraestructuras de distribución, que incluyen proyectos de redes inteligentes como los de Castellón o Bilbao, la Compañía lleva a cabo algunas de las plantas hidroeléctricas más importantes del mundo, que entrarán en servicio esta década. En España instalará 1.050 MW adicionales, ampliando las plantas de La Muela, en Valencia, y San Esteban y San Pedro, en Galicia. En Portugal construirá el complejo del Alto Támega, uno de los mayores desarrollados en Europa en los últimos 25 años, con más de 1.000 MW. En el resto de Europa, el Grupo se centrará en el desarrollo eólico.

 

Ø      Latinoamérica: IBERDROLA acometerá la mayor apuesta por el negocio de redes en Brasil, gracias a la adquisición de la compañía distribuidora Elektro, que cuenta con 2,17 millones de clientes. En dicho país prevé seguir desarrollando importantes proyectos de generación hidráulica, entre los que destaca la participación, a través de la sociedad Neoenergia, en la construcción del macro proyecto Belo Monte (más de 11.200 MW de potencia). En México, donde es el líder privado en generación eléctrica, con 5.000 MW de capacidad, se ha marcado como objetivo lograr la excelencia operativa de las centrales.
INFORMACIÓN IMPORTANTE

Esta comunicación no constituye una oferta de venta en los Estados Unidos de América ni en ninguna otra jurisdicción. Los valores aquí referidos no podrán ser vendidos en los Estados Unidos de América, salvo si se efectúa a través de una declaración de notificación efectiva de las previstas en el Securities Act de 1933, o al amparo de una exención válida del deber de notificación.  

PROYECCIONES

Esta comunicación contiene información y afirmaciones o declaraciones con proyecciones de futuro sobre Iberdrola, S.A. y su filial IBERDROLA RENOVABLES, S.A. Tales declaraciones incluyen proyecciones y estimaciones financieras con sus presunciones subyacentes, declaraciones relativas a planes, objetivos, y expectativas en relación a operaciones futuras, inversiones, sinergias, productos y servicios, y declaraciones sobre resultados futuros. Las declaraciones con proyecciones de futuro no constituyen hechos históricos y se identifican generalmente por el uso de términos como "espera," "anticipa," "cree," "pretende," "estima" y expresiones similares.

En este sentido, si bien Iberdrola, S.A. considera que las expectativas recogidas en tales afirmaciones son razonables, se advierte a los inversores y titulares de las acciones de Iberdrola, S.A. de que la información y las afirmaciones con proyecciones de futuro están sometidas a riesgos e incertidumbres, muchos de los cuales son difíciles de prever y están, de manera general, fuera del control de Iberdrola, S.A., riesgos que podrían provocar que los resultados y desarrollos reales difieran significativamente de aquellos expresados, implícitos o proyectados en la información y afirmaciones e con proyecciones de futuro. Entre tales riesgos e incertidumbres están aquellos identificados en los documentos públicos enviados por Iberdrola, S.A. e IBERDROLA RENOVABLES, S.A. a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Las afirmaciones o declaraciones con proyecciones de futuro no constituyen garantía alguna de resultados futuros. No han sido revisadas por los auditores de Iberdrola, S.A. e IBERDROLA RENOVABLES, S.A. Se recomienda no tomar decisiones sobre la base de afirmaciones o declaraciones con proyecciones de futuro que se refieren exclusivamente a la fecha en la que se manifestaron. La totalidad de las declaraciones o afirmaciones de futuro reflejadas a continuación emitidas por Iberdrola, S.A. o cualquiera de sus Consejeros, directivos, empleados o personas actuando en su representación quedan sujetas, expresamente, a las advertencias realizadas. Las afirmaciones o declaraciones con proyecciones de futuro incluidas en este documento están basadas en información disponible a la fecha de la presente comunicación. Salvo en la medida en que lo requiera la ley aplicable, Iberdrola, S.A. no asume obligación alguna -aun cuando se publiquen nuevos datos o se produzcan nuevos hechos- de actualizar públicamente sus afirmaciones o revisar la información con proyecciones de futuro.