Ferrovial Agroman, en consorcio con la compañía lusa MSF, ha sido por Iberdrola para encargarse de la construcción de la central hidroeléctrica de Gouvaes, al norte de Portugal

En el contrato se ha acordado una inversion que alcanza los 80 millones de euros y un plazo de ejecución de 47 meses, según ha informado la compañía. Ya es el tercer contrato que Iberdrola encomienda a la filial de construcción dentro del complejo hidroeléctrico sobre el río Támega. Ya que en mayo del pasado año la constructora se encargó de realizar las operaciones relativas a la presa y central de Daivoes, que todavía sigue en proceso.

El proyecto actual se basa en la construcción de una caverna principal, con 120 metros de longitud y 44 de altura. Contará con una potencia distribuida en 4 grupos de 220 kilovatios (KW) cada uno, es decir 880 megavatios (MW) en total y una caverna de transformadores con 80 metro de longitud y 14 de altura.

Del mismo modo, Ferrovial excavará cinco kilómetros de galerías con 8 pozos.