Creo que es sorprendente la reacción a los atentados, ayer fue efímera, hubo un repunte ligero de volatilidad e incluso en EEUU estaba en mínimos de 52 semanas.
Entiendo que hay cierta mejora de momentum que nos hizo ir tomando posiciones en mercado, no hemos tenido ni sorpresas del BCE ni de la FED, todo apunta a un soft landing de China, pero aun con todo tenemos un mercado europeo que cotiza a 15.7 veces beneficios de 2016 e incluso si quitamos el petróleo y energía, el PER se va a 17 veces beneficios, con lo que es mejor comenzar a hacer algo de caja.  Algo más de calma y el inversor que haya tomado esa posición en mercado es razonable hacer algo de caja.

Dos compañías españolas del continuo. Abengoa ha conseguido un crédito urgente de 137 millones, las acciones suben en bolsa.  Parece que la compañía comienza a ver algo de luz al final del túnel. ¿Ha llegado el momento de tomar posiciones? Si es con cierta seguridad, no. Hemos insistido en que hay que separar el buen hacer a nivel industrial y de energías renovables de la mala gestión financiera, que ha sido lo que ha llevado al preconcurso de acreedores.  Si vendiéramos los activos de la compañía tendríamos suficiente caja como para pagar la deuda. Esta inyección de fondos aunque en unas condiciones agresivas, significa que la situación financiera es compleja pero que podría salir a flote. Todo depende de la aversión al riesgo del inversor.  

Sniace ha vuelto a cotizar tras dos años de suspensión. Las advertencias de la CNMV han sido un poco desoídas por parte de los inversores peor todo el comportamiento del sector de celulosa ha sido extraordinario y es lo que recupera la compañía. Es un valor en el que el institucional no suele tomar posiciones agresivas y si uno no ha tomado posicione a tiempo, debe pensárselo.