En concreto, el Tesoro Público español ha colocado en el día de hoy hasta 3.305,1 millones de euros en letras de tres a nueve meses, agrandando aún más los tipos de interés negativos, lo que se traduce en cobrar más aún por la emisión de la deuda a corto plazo.
 
De esta manera, la emisión de letras del tesoro a tres meses ha conseguido captar hasta 420 millones de euros. Esta colocación se ha producido con una demanda 5,7 veces superior a dicha cantidad. El interés marginal la subasta realizada se ha establecido en el -0,346%. Este porcentaje es aún menor que el -0,321% de la colocación anterior que se produjo en el mismo papel, que se celebró durante el pasado mes, el día 19.

Por su parte, las letras a nueve meses han acaparado una demanda casi dos veces superior al importe adjudicado, que se ha situado en 2.885,15 millones de euros. Así pues, el interés marginal ha resultado ser del -0,253%, frente al -0,206% previo, rentabilidad que se coloca como la más baja hasta la fecha en las emisiones de letras a nueve meses.

El Tesoro Público mantiene así la senda de reducción de tipos de interés en las emisiones de deuda a más corto plazo pese a la falta de Gobierno en España. La emisión de este martes es la última prevista en agosto. Como suele suceder en el octavo mes del año debido a las condiciones del mercado, el Tesoro decidió suspender la subasta de bonos y obligaciones que inicialmente estaba prevista para el pasado día 18.