Tal y como estaba previsto , no habrá rescate de Banco Madrid, según ha indicado el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. Ahora el juez tendrá que decidir si acepta o no el concurso de acreedores solicitado el pasado lunes por la entidad, con lo que los depositantes recibirán, por ahora, los 100.000 euros del Fondo de Garantía de Depósitos. 
 
Era una de las opciones que estaba sobre la mesa pero a su vez una de las que menos posibilidades tenia de llegar a buen puerto. El rescate, por parte del FROB, de Banco Madrid no se realizará con lo que el Ministerio de Economía deja en manos del juez la liquidación de la entidad.  El magistrado será el que tenga la última palabra sobre si admite o no a trámite el concurso de acreedores  que la entidad solicitó el pasado lunes.  Lo previsible es que lo haga y, entones, es iniciará la liquidación de Banco Madrid.

El juez consultó el martes al organismo si era este, en base a la ley de reestructuración y resolución de entidades de crédito, el que debía abordar la solución de Banco Madrid, o si correspondía hacerlo mediante la ley concursal y por tanto por la vía judicial. La comisión rectora del fondo de rescate español acordó ayer, según informó en un comunicado, «la no apertura de un proceso de resolución a la entidad».
 
El FROB tomó esa decisión tras recibir el veredicto de la comisión ejecutiva del Banco de España, que consideró que «no concurren los requisitos previstos legalmente» para que el Estado salga al rescate de Banco Madrid. Es decir, las autoridades consideran que la liquidación del banco, tanto por su reducido tamaño como por el perfil de sus clientes y su tipo de negocio, no supone un riesgo para la estabilidad del conjunto del sistema financiero español.
 
 De esta forma, Banco Madrid se convertirá en la primera entidad financiera española en liquidarse con la nueva regulación europea si así lo acuerda el juez, que es quien tiene la última palabra una vez que el organismo dependiente de Economía haya dejado vía libre para ello.
 
Banco Madrid, que ha pasado por cuatro dueños en tres décadas, fue intervenido el martes de la semana pasada por presunto blanqueo de capitales de su matriz el banco andorrano Banca Privada d’Andorra (BPA), y por sospechas de presuntas irregularidades cometidas también por la entidad española, según el informe realizado por la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) en abril de 2014. El juez también tiene que decidir el futuro de la gestora y de la sociedad de valores de Banco Madrid, según fuentes del FROB.