El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Banco Santander han firmado dos acuerdos, bajo la garantía del Plan de Inversiones para Europa, destinados, por un lado, a facilitar nueva financiación a las pymes españolas y, por otro, a contribuir al desarrollo de inversiones en energías renovables. 

El primero de los acuerdos es un nuevo instrumento del BEI para compartir riesgo crediticio entre ambas instituciones. Este instrumento financiero permitirá al Banco Santander  ampliar su capacidad de préstamo para financiar nuevas inversiones de pymes españolas que, de esta forma, podrán beneficiarse de las condiciones favorables de financiación facilitadas por el BEI, tanto en términos de plazos de amortización como en tipos de interés.
En concreto, la participación del BEI en una cartera de préstamos de 500 millones de euros contribuirá a que Banco Santander pueda facilitar financiación por un importe de 1.000 millones de euros a proyectos de las pymes. El objetivo de esta financiación es apoyar la competitividad de las empresas españolas para impulsar el crecimiento económico y la creación del empleo.


Apoyo a las energías renovables y a las infraestructuras


Además, el BEI y el Banco Santander han firmado otro acuerdo de riesgo compartido para contribuir a que Banco Santander financie nuevos proyectos en energía renovables con un coste de inversión de al menos 400 millones de euros. Además, bajo esta operación, el BEI asumirá una participación en una cartera de préstamos de Banco de Santander por un importe de 200 millones de euros de proyectos en energías renovables e infraestructuras.


El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es la institución de financiación a largo plazo de la Unión Europea cuyos accionistas son sus Estados miembros. El BEI facilita financiación a largo plazo a proyectos de inversión viables con el fin de contribuir al logro de los objetivos de la política de la UE. El Plan de Inversiones para Europa, conocido como el «Plan Juncker», es una de las prioridades de la Comisión Europea. Se centra en impulsar las inversiones para crear empleo y crecimiento mediante un uso más inteligente de recursos financieros nuevos y ya disponibles, eliminando obstáculos a la inversión y proporcionando visibilidad y asistencia técnica a proyectos de inversión.