A poco más de un mes de que se celebrara el referéndum en el que los británicos decidieron salir de Europa, la economía española aún no se ha visto afectada, según el último boletín del Banco de España.


 
En concreto, la autoridad monetaria de nuestro país indica que “la información disponible hasta la fecha de cierre de este boletín sugiere que la economía española habría mantenido un tono de notable fortaleza en el segundo trimestre del año, a pesar de la presencia de algunas fuentes de incertidumbre”.

Puntualizan, con todo, que apenas se dispone de información coyuntural de la evolución de la salud de la economía en el último mes y por eso indican que “resulta prematura cualquier evaluación acerca de la posible incidencia de este factor sobre la actividad”.

Entre los datos que da el Banco de España indican que  la fortaleza de nuestra economía sigue descansando sobre la demanda interna. En este sentido durante el primer trimestre de este año se puede observar que “la renta de los hogares creció en términos acumulados de cuatro trimestres un 2,3%, tasa idéntica a la observada en el período octubre‑diciembre de 2015. Por su parte, la tasa de ahorro de los hogares disminuyó una décima en el primer trimestre, hasta el 9,3% de la renta disponible”

Por lo demás, el boletín sobre la salud económica de nuestro país de este verano no desvela muchos más detalles. En el documento se incluye también una encuesta sobre préstamos bancarios del sistema.

Apuntan en el banco de España que “los tipos de interés medios de los nuevos préstamos para adquisición de vivienda y para consumo y otros fines se mantuvieron prácticamente inalterados en mayo (en el 2,3% y el 6,1%, respectivamente).


Con todo, en estos últimos meses se ha producido una moderación en la caída interanual del crédito otorgado para la compra de vivienda desde el 3,9% hasta el 3,7% actual. Por su parte, siguen avanzando los créditos al consumo.

Actividad económica


TLTRO II
El Banco de España señala que “durante el segundo trimestre de 2016 en España se relajaron ligeramente los criterios de aprobación de préstamos a hogares y no variaron en los destinados a empresas, mientras que en la Eurozona se suavizaron levemente en todos los segmentos. En nuestro país, la demanda de crédito de las sociedades y de las familias para consumo y otros fines se mantuvo sin cambios y la destinada a adquisición de vivienda disminuyó levemente, mientras que en la zona del euro aumentó en todos los segmentos”.

En cuanto al último programa de TLTRO II que ha puesto en marcha el BCE en junio, el Banco de España indica que “el 90% de las entidades españolas encuestadas participó en la primera TLTRO‑II, que tuvo lugar en junio, mientras que en la eurozona lo hizo un 60%”.  El uso principal de este dinero se ha dedicado en España a reemplazar deuda de próximo vencimiento y a la concesión de préstamos”.