El productor de aceite de oliva obtuvo unas pérdidas de 26,9, peor que el año pasado, cuando la compañía presentó unos números rojos de 24,7 millones.
 
En esta ocasión, la compañía explica que estas cifras se explican por “gastos no recurrentes que ascendieron a 26,2 millones de euros”.
 
De hecho, el EBITDA mantuvo una tendencia positiva y alcanzó los 38 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 19,3% respecto al mismo período del año anterior.
 
También caen las ventas. En concreto, se redujeron un 17,3%, hasta 520 millones de euros. La empresa explica que este descenso se debe a la “estrategia de la compañía de enfocarse a ventas y provisiones rentables, con la consiguiente pérdida de volumen”.
 
En las cifras también se observa un aumento del 4,5% de la deuda financiera neta, hasta 547,9 millones de euros. Aunque en la firma apuntan que “la compañía cuenta con unos niveles de tesorería adecuada y suficiente para el desempeño del negocio”.

cuentas deoleo

 
Por regiones, Europa del Sur experimenta una caída de los volúmenes que reflejan la estrategia de la compañía de priorizar las ventas rentables con margen positivo.
 
“Por su parte, la unidad de negocio de Norteamérica ha registrado una caída del volumen del 8% debido a que han bajado las ventas en el canal menos rentable de Clubs (Cash & Carry). El coste de la materia prima, junto con el tipo de cambio euro vs dólar USA y dólar Canadá, han impactado también negativamente en esta unidad”.