MADRID, 14 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- La batalla legal librada por Amazon y la editorial Hachette, ha puesto de manifiesto el dominio que tiene la primera sobre la industria editorial. Sin embargo, el gigante estadounidense no goza de muy buena fama entre los escritores y el mundo de la cultura y pone en peligro a los pequeños novelistas.El novelista Roman Payne es un claro ejemplo de esa nostálgica vida del escritor de la vieja escuela. Después de unos años pasando penurias en la carretera se trasladó a París, dónde empezó a escribir novelas mientras pasaba hambre en una buhardilla. A pesar de esto, consiguió cierto éxito y publicó cinco libros con una pequeña editorial estadounidense con muy buenas críticas. Ahora está a punto de salir el sexto, del que los lectores opinan que es su mejor novela. La obra, titulada The Wanderess relata la vida de una mujer joven que comparte con el autor la vida errante de vagabundo.
Gracias a la creciente popularidad de esta novela, Payne por fin puede llevar una vida relativamente cómoda en París, donde reside desde hace 12 años. Ya no se muere de hambre y puede recoger los frutos de su dura lucha literaria. Pero algo amenaza su modo de vida: el gigante minorista Amazon.
AMAZON PONE EN PELIGRO A LOS PEQUEÑOS ESCRITORES

"Amazon y yo somos de Seattle, pero no me están mostrando ningún parentesco. Han bloqueado mi nuevo libro y no se distribuye adecuadamente porque dicen que no estamos pagando suficiente dinero. El resultado es que volveré a pasar hambre", comenta Payne.
Su editorial, Aesthete Press, es una pequeña editorial en un mundo en el que Amazon presiona a las "Cinco Grandes", entre las que se encuentra Hachette, para que estos editores consigan millones de dólares. Esta pequeña editorial tiene problemas para encontrar hasta librerías y estantes, ya que las cinco grandes se reservan el espacio para ellas. Con el fin de aumentar su parte en el acuerdo para vender a los consumidores a precios más bajos, han escrito a Payne y su editor para aumentar su comisión del actual 20%, hasta el 55%.
Como editor de Payne, la empresa no puede permitirse el lujo de tener un porcentaje tan pequeño en las ventas de "The Wanderess" y sigue imprimiendo el libro. Pero este aumento en la comisión de Amazon bajará sus beneficios de 7,50 dólares por libro, hasta 1,87, un margen con el que "ya no será capaz de sobrevivir en París, ni probablemente en cualquier otro lugar", concluye.
Las grandes editoriales prefieren apostar su dinero en autores cuyos libros tienen un atractivo para el mercado masivo. Un mercado que no aprecia la verdadera literatura. Pero hay un montón de personas que si la valoran, por lo que el ataque de Amazon a las editoriales pequeñas va a poner a los autores literarios en una posición en la que no será fácil escribir.
LOS AUTORES DE CIENCIA FICCIÓN, TAMBIÉN SUFREN LAS CONSECUENCIAS

El problema de Payne no es un caso aislado. Muchos escritores de ciencia-ficción están empezando a quejarse de Amazon por los mismos motivos. Desafortunadamente, nadie escucha las reclamaciones de estos autores que podrían quedarse sin empleo. El centro de atención está ahora en editoriales ricas como Hachette, que representan a los autores más vendidos.
"Nosotros no estamos animando a boicotear a Amazon. Si alguien quiere leer 'The Wanderess' y prefiere comprarlo en Amazon y no en otros minoristas como Barnes & Noble, no existe ningún problema. Sólo tendrá que esperar de una a tres semanas para la entrega. El libro podría dejar de venderse pronto en Amazon, dadas sus recientes amenazas", sentencia desde la editorial Aesthete Press.