Los expertos tienen bastante claro que el petróleo continuará siendo un problema y siguen apostando por que se mantenga ese paralelismo que hemos visto entre caídas en el crudo-caídas en las bolsas. Y es que, mientras que para algunos el bajo precio del petróleo es beneficioso - "Un precio bajo del petróleo durante más tiempo es una gran noticia tanto para la economía mundial como para el conjunto de resultados empresariales. Un 50% de descenso del precio del petróleo implica un aumento de un 1% de crecimiento del PIB mundial", señalaba Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión hace unos días- para la mayoría es claramente perjudicial.
Lea también: Irán ordena aumentar su producción de petróleo en 500.000 barriles diarios: los precios, en mínimos de 2003
Los expertos tienen bastante claro que el petróleo continuará siendo un problema y siguen apostando por que se mantenga ese paralelismo que hemos visto entre caídas en el crudo-caídas en las bolsas
Lea también: Continúa la 'sangría' del petróleo: el Brent marca un mínimo por debajo de 28 dólares el barril
En este sentido, explican los analistas de Link Securities que el desplome de su precio, "siendo positivo para los países importadores al ejercer de palanca para el consumo privado", tiene claramente dos derivadas "muy negativas" que, desde su punto de vista, son lo que están valorando los inversores:
1) Las balanzas fiscales de los países productores están viéndose muy negativamente afectadas, limitando su capacidad de comprar productos a los países desarrollados y con el riesgo de que algunos de estos países deshagan posiciones de sus fondos soberanos, algo que parece podría estar ya ocurriendo; además, podrían aflorar importantes tensiones internas con el consiguiente riesgo geopolítico que ello conlleva en regiones como Oriente Próximo o la misma Rusia.
2) La posible quiebra en cadena de los productores de gas y petróleo de esquisto en Norteamérica, algo que ya están teniendo en cuenta los grandes bancos estadounidenses como anunciaron el viernes tanto el Citigroup como Wells Fargo, cuando presentaron sus cuentas –están empezando a dotar provisiones para cubrir futuras pérdidas por impago; este hecho ha tensionado el mercado de bonos de alto rendimiento estadounidense, en el que cerca del 20% de los mismos corresponden a empresas del sector del gas y petróleo de esquisto.
Lea también: Irán podría establecer una refinería de petróleo en Algeciras

Lea también: Petróleo a precios negativos: una refinería de EEUU paga dinero para dar salida a su producción
Lea también: ¿Cuál es el futuro del precio del petróleo? Analistas pronostican más caídas y crisis
"VENDER AHORA SERÍA UN ERROR"
Los expertos de Bankinter, por su parte, advierten de que, tras las retirada de las sanciones a Irán y la ruptura del nivel de los 30 dólares, el petróleo podría retroceder hasta los 20 dólares. Aquí, añaden, "seguramente tendría lugar la capitulación, de manera que esta variable -advierten- puede hacer más daño al mercado".
Los expertos de Bankinter advierten de que, tras las retirada de las sanciones a Irán y la ruptura del nivel de los 30 dólares, el petróleo podría retroceder hasta los 20 dólares
Están coincidiendo en el tiempo ahora mismo, añaden estos analistas, una serie de factores adversos: China, petróleo, la Reserva Federa ("que podría estar equivocándose"), escasa visibilidad en los resultados empresariales y ciertos eventos anómalos (investigación sobre Renault, política española).
A pesar de todo, añaden estos analistas, "salvo que estemos entrando de nuevo en otra recesión, vender ahora sería un error. El riesgo de que estemos entrando en una nueva crisis de economía y/o mercado es bajo, por lo que creemos que, a finales de enero, habrá terminado el proceso de ajuste y el año irá de menos a más".
Sin embargo, los expertos de Bankinter reconocen que, tras las fuertes caídas de estos días, existe la posibilidad de que se vea afectada la confianza, el consumo, el empleo y de que esto penalice al ciclo, y matizan: "Nos damos de tiempo hasta finales de enero. Por ahora creemos que sufrimos un ajuste dentro de un ciclo expansivo, por lo que la estrategia de inversión no debería cambiar todavía. (...) Salvo que el ajuste se extienda más allá de enero, no merece la pena vender. Eso sí, enero está perdido... como defendimos sucedería, aunque no supimos anticipar que llegaría a ser tan malo".
Lee además:
Las 10 cosas que hay que saber de la OPEP: de su poder de mercado a la guerra contra el fracking

Las 10 cosas que hay que saber para entender el desplome del petróleo y el futuro del mercado
Goldman Sachs espera una 'fuerte demanda' de petróleo y un repunte de los precios
El petróleo cae un 5% y se sitúa en los 29 dólares en medio de la posibilidad de que Irán incremente la producción
Cinco claves para entender las caídas de las bolsas y acostumbrarnos a la volatilidad