Cellnex Telecom ha cerrado los nueve primeros meses del año con un ingresos de 453 millones de euros, que suponen un 42% más, con un Ebitda de 176 millones. El resultado neto –no comparable- alcanzó los 19 millones de euros, mientras que el neto comparable, excluyendo impactos no recurrentes asociados a la adquisición de los activos de Galata en Italia, la salida a Bolsa o la emisión del bono corporativo el pasado mes de julio, cerró en los 35 millones de euros.

La comparabilidad con el 1º semestre de 2014 está condicionada por el cese en las emisones de 9 canales de TV
en mayo de 2014, y la consolidación desde el 2º trimestre de 2015 de las 7.377 torres adquiridas a WIND en Italia. Francisco Reynés, Presidente de Cellnex Telecom, ha subrayado: “los datos acumulados de este tercer trimestre de Cellnex, corroboran el cumplimiento de expectativas que ya vislumbramos en la evolución de los primeros seis meses. Foco en el día a día, eficiencia en la ejecución y atención a las oportunidades de crecimiento que puedan presentarse fundamentalmente en Europa, constituyen los ejes de una gestión que tiene su reflejo en la solidez de las magnitudes que hoy presentamos y su alineación con los objetivos marcados para el conjunto del año”.

Por su parte Tobías Martínez, Consejero Delegado de Cellnex, ha incidido en como “la evolución del conjunto de negocios de la compañía ha respondido a las previsiones. Es una constatación especialmente destacable en un ejercicio marcado por retos importantes como la integración de la actividad de Galata en Italia, la propia salida a Bolsa con los cambios y transformaciones que está conllevando, o la presión y exigencia sobre la gestión de los costes y operaciones en un año con un menor número de canales de TDT en España, a la espera de la recuperación de los 1,75 múltiplex asociados a 6 nuevos canales. Todo ello ha condicionado el margen de maniobra del equipo de Cellnex y es en este contexto que la valoración de estos primeros 9 meses es claramente positiva”.

Crecimiento orgánico, mejora del ratio de ocupación, inversiones 

Por líneas de negocio, la actividad en el sector de redes de difusión audiovisual aportó un 38% de los ingresos con 173 millones de euros. Las infraestructuras para telefonía móvil, que incorporan ya desde el 2º trimestre las torres adquiridas a WIND el 26 de marzo, aportaron un 47,7% de los ingresos con 216 millones de euros. Mientras que el negocio centrado en las redes de seguridad y emergencia y soluciones para la gestión inteligente de infraestructuras urbanas (IoT y Smart cities) aportaron un 14% de los ingresos con 64 millones de euros. Al cierre del primer semestre de 2015 Cellnex Telecom contaba con un total de 15.127 emplazamientos (7.709 en Italia y 7.418 en España). El crecimiento orgánico de los puntos de presencia sobre la base existente de torres se situó en un +6% al cierre del tercer trimestre respecto a diciembre de 2014, mientras que el ratio de ocupación alcanzó el 1,51 (1,50 a 30 de junio).

Ello es un reflejo de la actividad comercial, con el cierre de nuevos acuerdos de prestación de servicios con operadores de telefonía móvil y operadores de telecomunicaciones y grupos de comunicación audiovisual tanto en Italia como en España. Las inversiones totales del periodo totalizaron 756 millones de euros: 737 destinados a expansión (693 en la operación de Galata en Italia el mes de marzo, y 44 a la adquisición de un paquete de 300 torres a Telefónica el pasado mes de enero); 19 millones se aplicaron al mantenimiento de la capacidad instalada y a inversiones vinculadas a generación de nuevos ingresos, como, por ejemplo, la racionalización del parque de torres de telefonía que permita una mayor y mejor utilización de la capacidad instalada.

Estructura de la deuda

El 20 de julio de 2015 Cellnex Telecom emitió su bono inaugural con una sobresuscripción de 6 veces. La emisión consistió en un bono por importe de 600 millones de euros, con vencimiento a 7 años y un cupón del 3,125%. 

Tras esta emisión Cellnex presenta una estructura de deuda estable, a largo plazo (6,6 años, frente a los 3,9 años antes de la emisión), con un coste medio del 2,2%, y en un 54% referenciada a tipo fijo. Este proceso de refinanciación permite disponer de mayores vencimientos, la eliminación de covenants y la diversificación de fuentes de financiación.

La deuda neta de la compañía al cierre de los 9 meses alcanzaba los 980 millones de euros frente a los 342 millones a cierre de 2014, y tras financiar la adquisición del portafolio de torres de WIND por 693 millones.