Este índice está reconocido como uno de los indicadores de sostenibilidad más prestigiosos del mundo e identifica a las empresas cotizadas que gestionan mejor los riesgos en materia medioambiental, social y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés).

Por séptimo año consecutivo, la entidad financiera ha conseguido mantener una alta valoración, lo que supone un reconocimiento a su política de Responsabilidad Social Corporativa.

CaixaBank ha vuelto a ser incluida, por séptimo año consecutivo, en el FTSE4Good Index Series, el prestigioso índice bursátil de sostenibilidad empresarial del mundo que analiza la evolución de las compañías según los llamados factores ESG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo).

La entidad financiera, presidida por Jordi Gual y cuyo consejero es Gonzalo Gortázar, ha conseguido mantener su valoración un año más (4,2 puntos sobre 5), lo que reafirma su política en materia de Responsabilidad Social Corporativa y supone un reconocimiento a las distintas iniciativas que en esta materia está desarrollando de forma estratégica y transversal dentro de la compañía.

Las empresas incluidas en este índice, creado por la bolsa de Londres en julio de 2001, deben cumplir ciertos requisitos relativos a ámbitos como medio ambiente, relaciones con grupos de interés, derechos humanos, proveedores, prevención de la corrupción y políticas contra el cambio climático. Desde su lanzamiento, este índice se ha convertido en una herramienta indispensable para los inversores que buscan compañías que estén comprometidas con los estándares responsables globalmente aceptados y que contribuyan a su desarrollo a nivel mundial.

El índice FTSE4Good está diseñado para ayudar a inversores a integrar factores ESG en sus decisiones de inversión. El índice identifica a las empresas cotizadas que gestionan mejor los riesgos ESG y se emplea como base para fondos, productos estructurados y como referencia de rendimiento. Los criterios FTSE4Good se desarrollan a partir de un extenso proceso de consulta con el mercado y se actualizan anualmente, basándose exclusivamente en datos públicos lo que contribuye a una mayor transparencia en la valoración.