ACS  presenta una incuestionable tendencia alcista a largo plazo que se proyecta desde el pasado mes de JUL12. Esta estructura alcista le ha permitido anotarse +269,14% entre sus dos puntos más extremos, registrando un nuevo máximo en su serie de precios en los 34,40€ por acción.
 
ACS en gráfico diario con Estocástico (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación

Fuente: Visual Chart y elaboración propia.

Sin embargo, lo cierto es que la superación de los 33,25€ por acción atiende a una fuga alcista en falso (ver marca en amarillo) más que a una continuidad del escenario alcista de fondo. La verdadera zona de resistencia la encontramos en el en torno de los 33,25€ por acción cuya superación al alza seria confirmada por los 34,40€ por acción.

Las recientes caídas acontecidas a lo largo de las últimas semanas vienen a purgar la sobrecompra acumulada en los osciladores presentados, en concreto, llamaba la atención los altos niveles en los que cotizaba el MACD diario, en los niveles más alto del último lustro.

La fortaleza es un claro adjetivo calificativo de la cotización de la compañía bajo estudio, pues podríamos asistir a caídas superior al -10% y la estructura alcista de largo plazo seguiría vigente. Esto es así gracias al margen de error que mantiene el precio respecto a la base de la tendencia alcista primaria.

A corto plazo, el próximo nivel a vigilar es el de los 29,61€ por acción como punto potencial de soporte, cota correspondiente a los mínimos registrados el pasado día 2 de FEB15. Las caídas se producen con aumento del volumen de negociación y con el fuerte debilitamiento de los osciladores, por lo que seguimos a la espera de asistir a un rebote que, a su vez, debería ser aprovechado para la toma de posiciones en largo.
 
Evolución diaria notas de los filtros Premium de ACS

Fuente: Estrategias de inversión Premium.


En base a nuestros filtros Premium, la valoración de la compañía es de un 8 sobre 10 puntos, alta valoración que solamente encuentra su pero en la tendencia de medio plazo, debilitada por el débil comportamiento del segundo semestre del pasado ejercicio 2014.

Consideramos que la fase actual de precios sigue siendo alcista y aportamos el máximo potencial de revalorización en este sentido. Por tanto, el valor debería permanecer bajo vigilancia para, que una vez la onda bajista aporte síntomas de agotamiento, poder optar por la toma de posiciones largas en cartera.