Acciona obtuvo un beneficio neto atribuible de 348 millones de euros en los nueve primeros meses del año. Esto supone que los beneficios que se obtuvieron en el mismo periodo del pasado año se han duplicado, revalorizándose en un 109,3%.
 
ACCIONA generó un EBITDA de 840 millones de euros desde enero hasta septiembre, lo que supone un descenso del 4,8%. Esta menor contribución es debida al notable descenso de los precios de la electricidad en España, pero que a su vez se ha compensado con la fluidez de la actividad de la división de Infraestructuras y Otros Negocios, ha afirmado la sociedad. En cuanto al negocio, la aportación principal al EBITDA ha correspondido con la Energía con un 64%, seguido de las Infraestructuras con un 24% y el resto de negocios con un 12%.


Los resultados extraordinarios son positivos  y están valorados en 711 millones de euros. Esta eficiencia fue impulsada por la plusvalía relacionada con la aportación de AWP a Nordex. Frente a estos extraordinarios positivos se han dado resultados extraordinarios negativos-con un valor de 619 millones de euros, de los cuales la mitad derivaron de costes financieros no recurrentes relacionados a las operaciones de refinanciación de activos energéticos y el resto correspondieron a otros deterioros- que han reducido los primeros.

El impacto neto de los extraordinarios a nivel del BAI representa 92 millones de euros, 375 millones de euros a nivel EBIT, antes de costes financieros extraordinarios principalmente, asegura Acciona.

La actividad inversora del grupo ha vuelto a subir al escenario, reactivando su actividad inversora, principalmente en Energía. La cifra de inversión bruta es de 745 millones de euros e incluye las inversiones no recurrentes. El cashflow de inversión neto durante los 9 primeros meses del año ascendió a 595 millones de euros. El grupo cuenta ya con un patrimonio neto total de 4.098 millones de euros, un 9,2% más que en diciembre de 2015.

Su cifra de negocios consolidada ha disminuido un 12,6%, alcanzando los 4.324 millones de euros, debido a la caída de los ingresos de Energía (-35,2%) y a la caída de los ingresos de Construcción (-4,6%).

El Resultado Neto de Explotación (EBIT) se situó en 796 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 58,4% con respecto al mismo periodo de 2015. Esta subida ha sido fomentada principalmente por la contabilización de resultados extraordinarios por un importe neto de 375 millones de euros. Y el BAI Ordinario ha decrecido un 22,3%, alcanzando los 193 millones de euros, debido a la caída del BAI de Energía, que ha disminuido un 62,5%.

El total pasivo y patrimonio neto suma un total de 17.333 millones de euros, lo que supone un descenso del 9,9% desde diciembre de 2015. El patrimonio atribuible del grupo se situó en septiembre en 3.829 millones de euros, un 9,6% más que en diciembre de 2015. La deuda financiera neta ascendió este septiembre hasta los 5.426 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,2% desde diciembre de 2015.