La compañía remitió a última hora de ayer un comunicado a la CNMV por el que confirmaba que había presentado un plan de viabilidad donde se define la actividad futura de Abengoa.  Un plan que incluye la reestructuración de la deuda y recursos necesarios para operar de forma competitiva. 

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía señala que el consejo ha estudiado este plan, elaborado por Alvarez&Marsal, en el que se define «la estructura de la actividad futura de Abengoa». Esta estructura pretende hacer la compañía operativa «de forma competitiva y sostenible en el futuro» y pasa por concentrarse en las actividades de ingeniería y construcción con tecnología propia o de terceros, según detalla el hecho relevante, que obvia las áreas de infraestructuras de tipo concesional y bioenergía.
 
El documento, estudiado durante más de seis horas por el consejo del grupo, «confirma que Abengoa continuará siendo una compañía viable y rentable», ha apuntado la firma en un comunicado.

Tal y como informan distintos medios, el Consejo habría acordado reestructurar una deuda cercana a los 9.000 millones de euros para poder lograr un acuerdo con los acreedores  que haga viable la compañía  a largo plazo. Un acuerdo que tiene cuenta atrás con fecha límite el 25 de marzo, momento en que se materializaría el concurso de acreedores. Una situación que supondría una destrucción de valor para acreedores y accionistas, muy superior a la de cualquier escenario de continuidad. 
   
El plan también recoge la venta de activos «no fundamentales», como los biocombustibles de primera generación, así como una reducción de tamaño hasta situar sus ingresos en dos terceras partes de los obtenidos en 2014.

Este plan de viabilidad no contiene una propuesta de reestructuración financiera, ya que ésta deberá ser negociada con los acreedores . El acuerdo de reestructuracióndeberá alcanzarse antes de la finalización del 28 de marzo.
 

El consejo de administración de Abengoa está formado por 13 miembros más el secretario. De estos 13 miembros, cinco tienen categoría de dominicales, es decir se sientan en representación de los principales accionistas. Cuatro de ellos, en nombre de Inversión Corporativa -la sociedad de la familia Benjumea- y otro, en el de First Reserve.