Abengoa ha obtenido una línea de liquidez de urgencia por parte de la banca acreedora a razón de 113 millones de euros que le permiten evitar la quiebra. Eso sí, sólo hasta enero, período en el que tendrá que poner en marcha su plan de viabilidad.
 

En línea con lo previsto, la gran banca ha inyectado un total de 113 millones de euros en Abengoa, lo que le permite pagar las nóminas de diciembre y le da cierto oxígeno hasta enero, cuando tenga que presentar su plan de viabilidad. La banca nacional ha sido la que más liquidez ha otorgado a la energética – Santander 19.3 millones de euros, Popular y Caixa algo más de 15 millones, Bankia 14,4 millones y Sabadell por encima de los 12,4 millones –  en tanto que HSBC y Credit Agricole han ingresado 9,6 y 6,2 millones de euros respectivamente en la  cuenta de Abengoa. Eso sí, todas cifras inferiores a las del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que ha inyectado 20 millones de euros, según indica Expansión.

Un préstamo que tiene un diferencial de cinco puntos sobre Euríbor y que está garantizado con acciones de Abengoa Yieldco, una vez los abogados han confirmado que no existe problema en presentar esta garantía al demostrar que no toda la participación de Abengoa en su filial está comprometida como garantía de algunas emisiones de bonos.
 
Pues bien, dentro de los objetivos planteados por  la compañía estará la desinversión de activos por valor de 3.000 millones de euros, entre los que se encuentran Yieldco, Bioenergía y Agua al tiempo que plantea un recorte de costes del 40%. Un recorte que dejará en 282 millones de euros anuales los costes, desde los 468 millones anuales que tiene actualmente. Para ello tendrá que cerrar oficinas, cancelar proyectos y reducir empleo. Por  cierto, que en Brasil ya se han ajustado más de 3.000 empleos y, aunque no se espera que la parte de España se vea muy damnificada, se prevé un recorte de entre el 10-15% de la plantilla nacional compuesta por cerca de 6.000 empleados.

Fechas a tener en cuenta

Ahora comienza una carrera contrarreloj en la compañía para poner en marcha su plan pues el 18 de enero tendrá que tenerlo listo y funcionando para obtener ingresos extra y evitar seguir pidiendo dinero urgente a la banca.  

Antes del 28 de marzo, del plazo debería completarse con el proyecto definitivo  de cómo quedará la Nueva Abengoa ya reestructurada, lo que supone que la compañía se centre exclusivamente en las áreas de ingeniería  y construcción. Diría así adiós al segmento de promoción de proyectos, que fue la  gota final para colmar el vaso del endeudamiento del grupo.  Así la compañía pasará al modelo de Técnicas Reunidas o Duro Felguera  que dejará de promover instalaciones para sí misma a favor de terceras.

Con este cambio, la parte de Abengoa Solar, Bioenergía y YIeldco se pondrán en venta con unos ingresos que podrían suponer algo más de 1.000 millones. 

La compañía quedó excluída del Ibex35 el pasado 27 de noviembre tras solicitar el preconcurso de acreedores.  Con pérdidas de más del 60% en lo que llevamos de ejercicio, el valor cotiza en en 0,69 euros en las acciones tipo A mientras que en las B cotiza en los 0,32 euros.  Esta mañana, la bolsa de Luxemburgo ha suspendido la cotización de todas las emisiones de obligaciones de Abengoa, Abengoa Finance, Abengoa Greenfield, Abengoa Transmision Sur y Abengoa Yield desde este jueves hasta nuevo aviso debido a la incertidumbre en la situación financiera de las mismas. “Como consecuencia de la incertidumbre relativa a la situación financiera de las sociedades mencionadas, la Bolsa de Luxemburgo ha procedido a la suspensión de la cotización de todas las emisiones de obligaciones de estas sociedades a partir del 17 de diciembre hasta nuevo aviso”, ha indicado el organismo en un comunicado.