Abengoa aprobó ayer un plan de reestructuración empresarial, para intentar evitar la quiebra del grupo.
 
La junta de accionistas  ha aprobado todas las propuestas que se sometieron a votación excepto una, que según la compañía, “no afecta a los acuerdos necesarios para la ejecución del acuerdo de reestructuración”.

El contrato de reestructuración supone para el grupo una transfusión de 1.170 millones de euros, que será sufragado por bancos y fondos de inversión, a cambio del 50% del capital de la sociedad. Estos hedge funds serán Abram Capital, The Baupost, Canyon, Centerbridge, D.E. Shaw, Elliot, Hayfin, KKR, Oaktree y Värde. Al mismo tiempo, la sociedad capitalizará deuda para así poder paliar los fondos negativos, que en septiembre ascendían ya a 4.683 millones de euros.

Los accionistas de la sociedad actuales, los Benjumea, acabarán controlando solo el 5% de los títulos. La compañía ha afirmado que Inversión Corporativa, carruaje de los Benjumea y otras familias, disminuirá hasta el 2,5% sus derechos de voto.

El consejo de Abengoa tendrá como presidente a Gonzalo Urquijo y dentro de su consejo de administración se encontrarán Manuel  Castro Aladro, Javier Targhetta, José Luis del Valle Doblado, José Wahnon Levy, Ramón Sotomayor Jáurregui y Pilar Cavero Mestre. El futuro presidente llevará a cabo la reestructuración de la compañía junto a Joaquín Fernández Pieróla.