Así lo ha declarado el propio director de planificación financiera, Ángel Bautista, y, es que, la adquisición de Talisman cambia la conformación del grupo, aumentando el peso del Upstream en un momento de caída de los precios del petróleo. ¿En qué sentido compensa esto?

Esta mañana hemos conocido que en 2014 el resultado neto de las operaciones de Repsol ascendió a 1.707 millones en 2014, lo que supone una mejora porcentual del 27%.

Dentro de las áreas de negocio de Repsol, en 2014 destacó la de Dowstream, cuya actividad se tradujo en un crecimiento del resultado neto ajustado del 111% hasta los 1.012 millones, es decir, que aportó el grueso de los beneficios de la empresa, frente a 695 millones que aportó el área de Upstream.

De hecho, el área de explotación y producción (Upstream) registró una caída de los beneficios hasta los 589 millones, frente a los 980 de un año antes, por la interrupción de la producción en Libia pero, sobre todo, por la caída del precio del petróleo, que ha conllevado que no salga tan rentable invertir en explotación de crudo. Sin embargo, con la adquisición de Talisman se pretende rebalancear el peso de estas dos áreas para dar mayor importancia al Upstream en los siguientes ejericios.

resultados repsol


2014, un antes y un después tras la adquisición de Talisman
Como han anunciado en la conference call de hoy, su modelo de negocio va a cambiar a partir de ahora y tras la adquisición de Talisman. En este sentido, el Upstream va a ganar peso. Para algunos expertos esto podría ser, a corto y medio plazo, contraproducente. Como explica José Lizán, gestor de SICAVs de SV, “los resultados de 2014 han sido de los mejores en mucho tiempo ya que, hasta la compra de Talisman, Repsol ha sido una compañía de refino y marketing. Tiene una bajada del crudo que no traslada a sus gasolineras, por lo que tiene un colchón que se reflejará en unos beneficios explosivos. Ahora bien, a medio plazo, con la introducción de Upstream con Talisman, habrá que rebajar las estimaciones”.

Aunque la operación de adquisición de Talisman convertirá a Repsol en una de las mayores petroleras del mundo, reequilibrará el peso de su composición haciendo que gane mayor importancia al Upstream. Quizás no sea el momento más idóneo para incrementar el peso de la explotación y producción con un precio del petróleo en caída. De hecho, en los últimos meses ya hemos visto que varias de las petroleras más grandes del mundo (ese grupo en el que aspira participar Repsol) han lanzado profit warnings porque su expectativa de beneficios contemplaba un petróleo más caro.

Para que se hagan una idea, las petroleras mundiales creen que el precio del crudo va a oscilar entre 30 y 50 dólares por barril en el primer semestre del año y luego se estabilice en 65 dólares. Si tenemos en cuenta Repsol contemplaba en su balance el precio del petróleo a 97 euros por barril, necesariamente tendrá que rebajar sus expectativas de ingresos por este negocio. De hecho, esto ha empujado a la petrolera española a rebajar la inversión en el Upstream del 40,70%, desde los 3.800 millones que se invirtieron en 2014, a los 2.700 millones que se destinarán en 2015.

INVERSIÓN EN UPSTREAM
inversion en upstream


Ahora bien, desde la propia compañía Ángel Bautista consideran que el aumento del Upstream es una estrategia acertada debido a que “es un área de negocio en crecimiento y una fuente de generación de caja”. En este sentido, con la integración de Talisman “no buscamos crecer cada año, sino garantizar una mayor caja y un balance estable que cree valor en la compañía y garantice una remuneración competitiva”. De hecho, están convencidos que, incluso en un escenario en el que el precio del barril de petróleo se estabilice en los 60 dólares, “Repsol podrá hacer frente a esta situación gracias a su Capex eficiente y el flujo de caja que garantizará la integración de Talisman”.

Desde Renta 4 apoyan que “la operación con Talisman será positiva de cara a la generación de cash flow desde el primer momento, neutral en BPA para 2016 y positiva a partir de 2017”, indican desde Renta 4. Así se, se esperan sinergias anuales (conservadoras) en torno a 220 millones de dólares.

Además, también posibilitará incrementar la exposición a países OCDE a la vez que crea una compañía realmente diversificada a nivel global: Norteamérica, Norte de Europa, Sudeste Asiático y Latinoamérica.


Repsol: una oportunidad de inversión por dividendo
Como ha expresado el director financiero de la petrolera, “el mantenimiento de una remuneración competitiva es uno de los objetivos de Repsol”. Actualmente Repsol se ha convertido en la compañía que más rentabilidad por dividendo aporta del Ibex 35, en concreto, un 5,93%. Además, hoy ha reiterado que mantendrá su política de retribución repartiendo 1 euros por acción en formato scrip dividend. 

EVOLUCIÓN DIVIDENDO POR ACCIÓN DE REPSOL

repsol dividendo



Esta situación… ¿empujará a Repsol a desinvertir en Gas Natural?
Tenemos que tener en cuenta que en el tercer trimestre de 2014 Repsol disponía de una caja de 6.400 millones de euros para invertir, más líneas de crédito a largo plazo por valor de 2.600 millones, suficiente para cubrir 7,6 veces sus vencimientos de deuda a corto plazo. Esa liquidez cubriría la compra de Talisman por la que en diciembre tuvo que desembolsar 10.400 millones de euros (incluyendo una deuda de 3.760 millones).

No debemos olvidar que una parte importante del flujo de caja de Repsol proviene de los dividendos que cobra de Gas Natural, pero actualmente las agencias de rating están presionando a la petrolera para que venda su participación. Su inversión en Gas Natural aportó en 2014 un 3,7% menos a sus beneficios, que el año anterior. En concreto, Repsol se embolsó 441 millones como segundo accionista de la gasista, lo que supone un 27,35% de su beneficio neto. Si Repsol vendiera toda la participación que tiene en Gas Natural, podría embolsarse a corto plazo unos 6.379 millones (a precios de mercado), cubriendo caja, pero perdería una fuente de ingresos recurrente de largo plazo por los dividendos que dejaría de ingresar.

Natalia Aguirre, analista de Renta 4, cree que “Repsol no necesita vender su participación en Gas Natural Fenosa para financiar la operación de Talisman, si bien no descarta vender porcentajes menores (en torno al 5%) si la situación actual de bajos precios del crudo se mantiene”.

Si se cumple con el escenario base de precios del crudo (85 dólares por barril para 2015, 93 dólares para 2016 y 99 dólares para 2017, se espera que el ratio deuda neta/Ebitda pase de 1,7x en 2014 a 1,9x en 2015 y 1,2x en 2017. Aunque, según la propia compañía, estarían preparados para hacer frente incluso a un escenario de precios del petróleo en 60 dólares gracias al cash flow que proporcionará Talisman.