Las modas van y vienen, pero si hay algo que ha quedado claro en los últimos meses es la tendencia a invertir en la criptomoneda por excelencia, el bitcoin. A pesar de su recorrido y de haber tocado máximos en los últimos días, expertos del sector se muestran reticentes a invertir en esta divisa digital, tachándola de fraude, de burbuja e incluso de juego de azar.

El bitcoin es la mayor y más conocida de las divisas digitales, superando el rendimiento de las monedas tradicionales en los últimos años. Y es que, a finales de 2016 se había revalorizado hasta cuatro veces su valor. Eso, por no hablar del rally que lleva desde enero hasta ahora, quien ha subido más de un 650%.

Una de las principales características del bitcoin es que se trata de un medio de pago basado en un sistema tecnológico de cadena de bloques. Esto último implica que previene el doble gasto de la moneda.

Además, el bitcoin permite a los usuarios llevar a cabo sus transacciones, evitando el sistema bancario y financiero. De esa forma, el control de las mismas se realiza a través de los propios usuarios.

 

 

Hacerse con esta divisa digital o invertir en ella es relativamente sencillo. Pero ¿cómo llevar a cabo?

Escoger una plataforma

En primer lugar se debe acudir a una plataforma de trading de bitcoins, la cual tiene un aspecto similar a la de un bróker online.

En dichas plataformas es donde se acumulan estas monedas virtuales, existiendo diferentes tipos de monederos. Algunos para, ordenadores personales (Bitcoin Core,  Electrum…), dispositivos móviles (Bitcoin Wallet, Mycelium…), monederos físicos de criptomonedas (Trezor, Ledger…) o incluso plataformas en línea (Coinbase, Xapo…).

Cada uno de ellos cuenta con diferentes contraseñas y con un gran sistema de encriptación.

Comenzar con la operativa

Una vez elegida la plataforma que más convenga al inversor, el siguiente paso es comenzar con la operativa. Esta última es muy parecida a la que se lleva a cabo en las diferentes bolsas del mundo. La única diferencia es el método de pago.

En definitiva, se especulará con la criptodivisa al igual que se realiza con cualquier otro valor, commodity o divisa.

Cada uno de los inversores podrá consultar la evolución del bitcoin en cualquier momento. No obstante, es importante señalar que la volatilidad de la misma es muy elevada y las oscilaciones del precio dentro de un mismo día pueden ser importantes.

Actualmente,  tal y como explica el analista, Yann Quelen de Swissquote, el bitcoin se consolida tras haber registrado una racha de nuevos récords por cuatro días consecutivos. Su estructura técnica marca un momentum alcista acentuado a corto plazo, lo que lo deja expuesto a una mayor apreciación”

 

 

Críticas contra el Bitcoin

A pesar de la popularidad de la criptomoneda por excelencia, no todo el mundo se fía de ella. Su regulación, volatilidad y el hecho de no estar respaldada por ningún gobierno genera desconfianza y cautela en algunos inversores, llegándose a calificar como un instrumento financiero opaco.

Los bancos -por su parte- han preferido alejarse de esta divisa, mientras que algunos analistas recomiendan cautela. A otros, sin embargo, les produce un rechazo total.

Uno de ellos es  el CEO de Credit Suisse, Tidjane Thiam. Durante una conferencia en Zurich afirmó que “la única razón para comprar o vender bitcoin es ganar dinero, que es la definición misma de especulación, y la definición misma de una burbuja”.

Otra de las declaraciones más controvertidas sobre la criptodivisa fue la del consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, quien advirtió que el bitcoin “es un fraude” y que en el momento en el que explote, será peor que la burbuja de los tulipanes en el siglo XVIII

El último en sumarse al ‘acoso y derribo’ del bitcoin ha sido Francisco García Paramés, fundado de Cobas Asset Management, quien en una conferencia contestó a la pregunta de si invertiría en bitcoins “No, ya me han dicho que hay gente que gana al blackjack de manera recurrente, pero yo no me atrevo. Yo no he jugado al bitcoin todavía. Es como el rojo y el negro”.

Nació en 2009

El bitcoin no es la única moneda electrónica que existe,  pero sí la primera que se implantó con cierta solvencia y ‘credibilidad’. En el año 2009 nació oficialmente la criptomoneda pero no fue hasta casi diez meses más tarde cuando se llevó a cabo la primera transacción en dólares, siendo su fundador anónimo.

Una de las hazañas más curiosas del bitcoin en el momento de su nacimiento fue la de que  se pagaron 10.000 BTC por dos pizzas, sin duda, las más caras del mercado si miramos su cotización actual. (Es mejor no echar las cuentas).

Alternativas al Bitcoin

A pesar de que muchos sean los detractores de esta criptomoneda, lo cierto es que le han surgido multitud de competidores aunque cada una con sus propias ‘reglas’. Algunas de ellas son Altcoins, Litecoin, Etherum y Ripple Coin.