En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, Macron ha conseguido el 66% de los votos, lo que representa tres puntos por encima de las últimas encuestas de intención de voto. Este lunes la respuesta del mercado ha sido moderada, ya que su victoria ya había sido descontada después de la primera ronda


El diferencial de rendimientos entre los bonos alemanes y franceses, ya se había reducido desde los 85 puntos básicos de previo al resultado de la primera ronda, a 43pb el viernes pasado antes del ballotage. No obstante, el diferencial sigue siendo elevado en comparación con el nivel preelectoral de aproximadamente 30pb. Es probable que la incertidumbre sobre la capacidad de Macron para obtener una mayoría en el Parlamento y aprobar sus reformas, continúe manteniendo dichos diferenciales en niveles elevados hasta mediados de junio.

Gráfico 1

Después de las elecciones presidenciales en EE.UU y del referéndum británico sobre la salida de la UE, en donde las encuestas se equivocaron groseramente, los inversores en las elecciones francesas tomaron con pinzas estos sondeos para administrar sus carteras de cara a la primera ronda. No obstante por lo ocurrido, parecería que hubieran descontado la totalidad de la victoria de  Macron después de la primera ronda, como lo sugiere el fuerte repunte del euro frente al dólar. 

Gráfico 2

La victoria de Macron sobre Le Pen reduce considerablemente el riesgo de colapso de Europa, lo cual es alentador sobre las perspectivas de la economía y el euro. En su discurso de victoria, Macron ha hecho hincapié en su compromiso de "defender y proteger" a Europa, lo que probablemente reforzará la relación entre Francia y Alemania. Una fuerte cooperación europea es esencial en el contexto de las negociaciones del Brexit, el rescate griego y una posible crisis bancaria italiana. Sin embargo, la extrema derecha seguirá siendo el primer partido de la delegación francesa en el Parlamento Europeo, con alrededor del 25% de los escaños hasta 2019, lo que representa un obstáculo importante para una mayor integración regional.

Los resultados indican un electorado dividido

Los resultados de las elecciones presidenciales reflejan un electorado francés dividido, lo que dificulta los cambios. Un tercio de los franceses no votaron o lo hicieron en blanco en la segunda ronda. Además, la extrema derecha se ha convertido en el principal partido de oposición en Francia, con Le Pen obteniendo el 34% de los votos en la segunda ronda, lo que representa casi el doble de lo que obtuvo su padre en 2002. Aunque el Frente Nacional (FN) ganó solamente en un departamento en la primera ronda de la elección presidencial de 2012, ahora toma la delantera en 46 de los 96 departamentos de la Francia metropolitana, como se ilustra en azul oscuro en los mapas a continuación. Este rápido ascenso de la extrema derecha entre 2012 y 2017, podría representar una amenaza para las perspectivas a largo plazo de Francia si el presidente electo Macron no aborda las raíces del creciente populismo en su país.

Los resultados de la primera ronda electoral francesa: los candidatos ganadores por departamento 

Gráfico 3

Se espera que los planes de reforma de Macron mejoren las perspectivas a largo plazo de Francia

A medida que nos acercamos a los límites de lo que la política monetaria por sí sola puede hacer, las reformas estructurales siguen siendo imprescindibles para el crecimiento en Francia.

Macron se compromete a reducir el gasto fiscal del 56% al 52% del PIB en 2022, cerca de la media de la Eurozona del 48,5%, en particular a través de los recortes en las planillas de los funcionarios públicos y un mayor control sobre la provisión de las prestaciones sociales. Pretende reducir el déficit presupuestario del 3,4%, al umbral del 3,0% del PIB fijado por la Unión Europea a finales de este año y alcanzar el 1% en 2022. La promesa de Macron de respetar los compromisos europeos es positiva no sólo para las perspectivas a largo plazo de Francia, sino también de Europa. En general, los inversores consideran que el conservadurismo fiscal de Macron es positivo para las perspectivas de la deuda en Francia, como lo refleja la reducción de los diferenciales de rendimiento entre los bonos soberanos franceses y alemanes después de su victoria en la primera ronda.

Con el fin de impulsar el crecimiento, Macron ha anunciado un plan de inversión de 50.000 millones de euros, incluyendo 15.000 millones para la "transición ecológica" (es decir hacia un ecosistema sostenible) durante los próximos cinco años, así como aumentar la flexibilidad en la legislación laboral y reducir los impuestos de un 33,3 % a la media europea del 25%. En cuanto a las políticas comerciales, Macron quiere normas antidumping más estrictas a nivel europeo, a la vez que está a favor del libre comercio.

En términos generales, las reformas de Macron sólo aumentarían ligeramente el crecimiento del PIB francés (en un 0,4% para 2022 según las estimaciones del programa de Macron), ya que el control presupuestario probablemente limitará el crecimiento a corto y medio plazo. Sin embargo, las reformas estructurales previstas están mejorando las perspectivas económicas para Francia a largo plazo. 

Gráfico 4

Se espera que En Marche! se convierta en la primera mayoría parlamentaria

El próximo paso decisivo para Francia serán las elecciones parlamentarias que se celebrarán a mediados de junio. Es probable que la desilusión generalizada de los partidos tradicionales de derecha e izquierda se refleje en las elecciones legislativas y las minorías ganen impulso en el Parlamento.

Tradicionalmente, los franceses otorgan la mayoría en el Parlamento al partido del Presidente electo. Sin embargo, la agitación política de este año en las elecciones presidenciales está aumentando la incertidumbre sobre la capacidad de Macron para obtener una mayoría en el Parlamento. El desafío para el relativamente nuevo partido centrista En Marche! (EM!), es conseguir una mayoría absoluta de escaños en el Parlamento para que pueda gobernar solo, sin tener que depender del apoyo de los partidos de izquierda y derecha. Esto está condicionado a la resistencia de los votantes de izquierda en las regiones del oeste y centro de Francia, donde Macron dominó en la elección presidencial. Alternativamente, EM! podría convertirse en el primer partido en el Parlamento sin obtener la mayoría parlamentaria y necesitará acordar alianzas estratégicas con otros grupos parlamentarios para implementar sus políticas. Por último, el escenario improbable es que EM! y sus socios no obtengan una mayoría en el Parlamento, lo que conducirá a una parálisis política durante los próximos cinco años. Desde el punto de vista del mercado, la fragilidad inherente de un gobierno sin mayoría en el Parlamento podría reducir la confianza sobre la capacidad del país para reducir su déficit estructural y hacer frente a su alto nivel de desempleo. En el mercado de bonos franceses, esto aumentaría la prima de riesgo. 

De acuerdo con las encuestas de Opinionway al 2 de mayo de 2017, es probable que EM! sea el primer partido en el Parlamento, aunque no con una mayoría absoluta. Macron obtendría entre 249 y 286 escaños en un Parlamento de 577 asientos, sin poder alcanzar los 289 escaños necesarios para una mayoría absoluta. Se espera que los republicanos obtengan la segunda mayoría entre 200 y 210 asientos, delante de la izquierda con solamente 28 a 43 asientos. Por otro lado, aunque el FN está ganando impulso en el Parlamento, es poco probable que obtenga una cuota significativa de escaños para bloquear las políticas de EM!. Esta probable mayoría de centro-derecha en el Parlamento está aumentando las posibilidades de que Macron apruebe sus reformas liberales en materia impositiva, laboral y de presupuesto.

La victoria de Macron es un alivio no sólo para Francia, sino también para Europa y el euro. Esperamos que un probable Parlamento de centro-derecha reasegure a los inversores en junio la capacidad de Francia de implementar reformas estructurales para impulsar su crecimiento económico en medio de grandes desafíos sociales internos.