El par de referencia en el mercado de las divisas alcanzó el nivel más alto de lo que transcurre de ejercicio después de que se conociera la noticia del triunfo de Emmanuel Macron como nuevo presidente francés. Se consolida por niveles que superan el 1,09 y deja la paridad más lejos.

La victoria de Macron en los comicios presidenciales franceses, candidato por el partido En Marche!, ha insuflado optimismo para la mayoría de los inversores, aunque la mayor parte del rally estaba descontado por las encuestas favorables de los últimos días. Sin embargo, el fondo sigue siendo alcista y las revalorizaciones pueden regresar a los parqués tal y como apuntan muchos expertos.

Estas revalorizaciones no solo se han visto en los índices sino que han tenido un peso muy positivo en otros campos, como en el entorno de las divisas. En este caso, el euro-dólar ha reflejado un cambio realmente importante y los resultados de las elecciones francesas han provocado que el par se consolide en niveles de máximos anuales, muy cerca del 1,10, que aunque no es una zona de resistencia importante, es un nivel psicológico.

Durante el presente 2017 ha trazado máximos y mínimos crecientes desarrollando una clara tendencia alcista en el medio plazo. Y es que parece que los mercados están descontando que este veredicto de las urnas en territorio francés puede terminar por cambiar las políticas del Banco Central Europeo, que hasta hoy en día son bastante laxas.

Hasta ahora parece que Draghi ha mantenido la línea de hacer todo lo posible para sostener a la economía europea, pero la mayor estabilización en el espectro de la política abre la puerta a una normalización de los tipos de interés, como también ocurrió al otro lado del Atlántico cuando Yellen inició el cambio de ciclo. Aunque mucho tendrá que ver con la evolución de parámetros como la inflación.

La realidad es que ahora se empieza a apostar por el cambio de paradigma y los mínimos sobre el 1,03 ya quedan bastante distanciados de la cotización actual. La siguiente resistencia importante que tiene la relación euro-dólar la encontramos sobre el 1,11, no demasiado lejos de los niveles actuales. Habrá que ver si a partir de ahora se inicia una corrección en el corto plazo.

Así pues, si miramos nuestros filtros técnicosvemos que el euro-dólar en encuentra en estos momentos en fase de consolidación al mismo tiempo que recibe una puntuación de 5 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. Pese a que la tendencia de largo plazo es bajista, en el medio plazo la tendencia es alcista. Además, todas las variables se encuentran en positivo al margen del momento total lento, que ahora mismo es negativo. 

 

Euro-Dólar indicadores

 

QUIZÁS LE INTERESE LEER:

Las acciones de los bancos centrales señalan un importante punto de inflexión para los tipos de interés en el mundo