El desplome del 34,65% con el que ha cerrado la jornada de hoy la empresa gallega supone una pérdida de su valor en bolsa de 370 millones de euros. Su capitalización se sitúa ahora en 698 millones de euros, frente a los 1.068 millones con los que concluyó la jornada de ayer.