El Gobierno del partido socialista quiere un núcleo duro para la hipotética fusión entre Iberdrola y Gas Natural, informa Expansión. Éste estaría compuesto por las cajas de ahorro que forman parte a los actuales accionariados (Bancaja, BBK, La Caixa) e incluso otros accionistas como Repsol YPF y ACS, principal socio de Iberdrola (12%) y Unión Fenosa (45,3%).