Bill Gross se muestra favorable a deshacerse de los títulos de deuda españoles después de que éstos hayan comenzado a moderar la curva de tipos después de que el BCE haya aprobado una nueva referencia Benchmark por debajo del 4%. Hoy, el bono español a diez años modera su rentabilidad hasta el 5,6%. A ello se suma una nota interna de Morgan Stanley poco alentadora para la entrada en renta fija española. 

El gestor del mayor fondo de bonos del mundo, Bill Gross, ha asegurado que ha puesto fin a "sus compras en bonos españoles. Ahora es tu turno", afirma Gross. En su opinión, España finalmente solicitará el rescate a la Unión Europea, por lo que el BCE entrará a comprar bonos españoles en el mercado secundario.

La rentabilidad del bono español a diez años cae 14 puntos básicos al 5,63%, el menor nivel en semanas.

Además, según una nota interna difundida por Morgan Stanley entre sus inversores, en caso de que Moody's recorte en un grado el ráting español, desencadenaría ventas de bonos españoles por valor de 12.000 millones de euros.

Si la rebaja fuera mayor, las ventas ascenderían a unos 60.000 millones de euros, expulsando a España de todos los índices de deuda soberana, concluyen los expertos de la entidad americana.