La bolsa de Nueva York abre por segundo día consecutivo en verde. El Dow Jones de industriales subía un +0,63% superando los 9.400 puntos, el Nasdaq un +0,6% y el S&P500 un +0,77%. Parece que, ante la escasez de datos macro en Norteamérica, el esperado discurso del Presidente de la Fed, Bernanke, algunas buenas noticias empresariales y los números positivos de las principales bolsas europeas y la nipona, el parqué americano sube para terminar la semana.
Las palabras que hoy diga Bernanke durante la reunión anual de la Fed en Jackson Hole, Wyoming, tendrán una gran importancia ante los pocos datos macroeconómicos de la jornada. Como la última vez que habló el presidente de la Reserva Federal, se espera que hoy, nuevamente, su discurso sea esperanzador y ofrezca una visión positiva de la economía estadounidense, lo que ya está reflejando la bolsa con las subidas desde el inicio de sesión.

El mercado también está a la espera de que se publiquen esta tarde las cifras de viviendas de segunda mano vendidas durante el mes pasado. Antes de conocer el dato definitivo, algunos analistas ya aventuraban un aumento de 4,89 millones a 5 millones.

Pero es el ámbito empresarial es el que más noticias está dando esta jornada, algunas de ellas, muy positivas, como los resultados que hoy ha publicado J.M. Smucker. Esta empresa de productos alimenticios ha registrado unas ganancias de 91,1 millones de dólares durante el primer trimestre de su año fiscal, más del doble del beneficio de 42,3 millones del mismo período del año anterior. Las acciones de la alimentaria están viéndose beneficiadas por estas buenas cifras, así pues, su cotización esta sesión presentaba alzas de más del 5%.

Además, hoy se ha conocido que Caterpillar y Navistar International Corp. estarían manteniendo conversaciones con la empresa china Anhui Jianghuai Automobile Co. para crear una empresa conjunta de camiones, dentro de la cual, las americanas tendrían una participación del 50% y la china la otra mitad. De momento, las acciones de Caterpillar y Navistar subían un +1,25% y +1,66%, respectivamente.

Pero éstas no son las únicas empresas americanas con miras a tender la mano al mercado nipón, también hoy Warren Buffett, director de MidAmerican Energy Holdings Co. ha declarado que, si se presentara la oportunidad, estarían dispuestos a incrementar su participación acerca del 10% en la fabricante china de baterías y autos BYD Co..

Fuera de los pactos con compañías niponas, en los últimos días también se están llevando a cabo algunos tratos entre empresas norteamericanas y españolas. Los rumores que apuntaban ayer a que BBVA compraría Guaranty Financial Group, hoy se han confirmado, ya que la financiera española ha ganado la subasta por el banco de Texas que lleva al borde del colapso varios meses. Además, la estadounidense In-store Broadcasting Network comprará una participación del 4,5% en el endeudado grupo de comunicación español Prisa. Con ello, la promotora española ha anunciado que ambas compañías formarán una nueva empresa bajo el nombre de Prisa IBN Internacional para distribuir contenidos en supermercados y tiendas minoristas en América Latina y en nuestro propio país.

También se ha conocido hoy que varias corporaciones estadounidenses están recomprando discretamente bonos a precios bajos en el mercado abierto a media que el sistema financiero busca salir de su crisis. Las compañías están aprovechando los precios bajos para ahorrar millones de dólares en intereses y costos de pago de deuda. Según algunos expertos, esto podría deberse a que los ejecutivos de las empresas piensan que lo peor de la crisis ya ha pasado, debido a que están usando efectivo para recomprar deuda, en lugar de atesorarlo.

Como viene siendo la tónica de todas desde hace meses, General Motors también se ha ganado un hueco entre las noticias empresariales americanas relevantes al anunciar ayer que pretende adelantar efectivos a sus concesionarios en EE.UU. para que puedan hacer frente a los descuentos derivados del programa de incentivo a la compra de coches, denominado "dinero por chatarra". Esta medida se llevaría a cabo a la espera de que el Gobierno de Obama pague las ayudas a la compra. Pero no sólo por esto General Motors vuelve a estar en boca de todos, además, Magna, unos de los principales postores por la compra de su filial, está preparada para poner más dinero sobre la mesa para asegurarse la adquisición de Opel si lo exige el gobierno alemán. Por el momento, GM vuelve a caer en bolsa hoy con un descenso del -3,41% títulos cotizados.

Todo esto cierra una semana con grandes contrastes y movimientos dispares en la bolsa de Nueva York a la espera de que recobre fuerzas el fin de semana y vuelva más positiva para los últimos días de este mes de agosto.