Si bien los resultados empresariales son los protagonistas de la apertura de la semana, Wall Street da la espalda a las malas cuentas que ya se han publicado antes del inicio de la sesión y se colorea de verde. Así pues, si el viernes el Dow Jones se quedaba a las puertas de los 10.000 puntos y hoy ha abierto con ellos en el bolsillo. Este indicador subía un 0,11% hasta los 10.007 puntos, y, mientras que el Nasdaq trepaba un 0,21% y el S&P 500 un 0,05% al comienzo de la sesión, minutos después se dieron la vuelta cotizando en rojo.
Uno de los primeros en publicar sus cuentas ha sido Hasbro que hoy juega con sus ganancias de 150,4 millones de dólares. Sus beneficios en el tercer trimestre subieron un 8,8% impulsados, por encima de las expectativas de los expertos, gracias a las ventas de juguetería de entretenimiento. El valor este lunes cede un 2,13% tras el pistoletazo de salida.

Pese a que las financieras que inauguraron la pasarela de resultados en el sector lo hicieron bien, el ánimo de los inversores de bancos estadounidenses se comenzó a enfriar cuando Bank of America publicó sus malas cuentas. Hoy otra gran entidad financiera norteamericana, BB&T informó que durante el tercer trimestre obtuvo una ganancia de 152 millones, un 58% por debajo del beneficio del año pasado. El resultado se vio perjudicado por las provisiones para cubrir pérdidas de créditos.

También los números rojos tiñen las cuentas de Weatherford Internacional, cuyas ganancias entre julio y septiembre cedieron un 79%, y Eaton, cuyas cuentas se desinflaron un 39% en el tercer trimestre. Los accionistas de Weatherford hoy pierden la confianza en el valor haciéndolo descender un 2,58%, mientras que Eaton se convierte en una diana de inversión subiendo un 4,47%.

Como siempre que habla Ben Bernanke, el mercado escucha atónito, tras las declaraciones del presidente de la Reserva Federal de EE.UU. sobre si China debería aumentar su gasto, los accionistas se han mostrado optimistas en la economía norteamericana y el posible impulso que le daría el gigante chino.

Del lado de los acuerdos empresariales, hoy se ha conocido que la tercera operadora móvil más grande de EE.UU., Sprint Nextel, ha alcanzado un acuerdo de 426 millones de dólares por la adquisición de la firma afiliada IPCS. Tras este anuncio, Sprint subía un 1%.

Quienes no acaban de decidirse por un acuerdo son Vivendi y General Electric pues, el precio que el conglomerado francés debería recibir por su participación minoritaria en NBC Universal difiere en 500 millones de dólares del de GE. Mientras, Comcast se muestra como un tiburón a punto de lanzarse sobre su víctima: General Electric, para hacerle abandonar su territorio, el sector del entretenimiento. Las Acciones de Vivendi se desplomaban hoy casi un 13% en el Eurostoxx, las de GE un 0,75% en el NYSE y las de Comcast un 0,52% en NasdaqGS.