La bolsa newyorkina recibe el mes engalanada de verde. Los buenos números que se esperan para el ISM empujan a los inversores a comprar haciendo que el Dow Jones suba un 0,04% hasta los 9.716 puntos y el S&P 500 un 0,69%, mientras que, en el Nasdaq, tras una apertura en positivo, titubea con los descensos.
La noticia protagonista de este fin de semana ha sido la quiebra de CIT. El atribulado banco no pudo más. Tras no conseguir la aprobación de los bonistas para llevar a cabo un plan que suponía el cambio de 30.000 millones de dólares en bonos por nuevos títulos con vencimiento lejano, se vino abajo. Hoy los accionistas huyen despavoridos del temerario banco haciendo descender un 42% el valor. Pero el anuncio este fin de semana de la bancarrota de CIT, la quinta mayor quiebra de una empresa de EE.UU., no ha enfriado los ánimos de los inversores hacia el sector bancario, pues hoy otros bancos como Bank of America o Citibank, que suben un 1,17% y un 0,24%, respectivamente.

Hoy se ha conocido que Goldman Sachs está en negociaciones con Fannie Mae para comprar millones de dólares en créditos tributarios. Pero este acuerdo podría irse al traste porque el gobierno estadounidense lo está vigilando de cerca, pues el gigante bancario podría reducir sus impuestos con la operación, lo que no conviene a la economía norteamericana dada la alta morosidad de su banca. Los títulos de GS caen un 1,17% en el NYSE y los de Fannie Mae suben un 4% en la bolsa de Stuttgart.

Quienes no se han encontrado piedras en el camino en su negociación han sido Denbury Resources y Encore Acquisition, compañías que han llegado a un acuerdo de por el que la primera se hará con la segunda tras pagar 3.250 millones de dólares. Con esta fusión, potenciarán su negocio de exploración y producción de petróleo en América del Norte. La compradora hoy cede un 8,22%, mientras que Encore sube como la espuma y ya se apunta en verde un 22,44%.

En la pasarela de resultados empresariales, el rey esta jornada es Ford. La automovilística ha publicado unas cuentas trimestrales dignas de ser enmarcadas ya que, dada la caída de los gastos personales por la situación de crisis, se ha conseguido apuntar números positivos de casi 1.000 millones de dólares, contrastados con las pérdidas de 161 millones del mismo periodo del año anterior. Aún así, no hay que olvidar que las ventas fueron impulsadas por las ayudas del gobierno de Obama. Con todo ello, Ford confiada en sí misma ha anunciado que espera ser “sólidamente rentable para el 2011”. De momento, hoy sus accionistas confían en el valor que se dispara un 10,14% pocos minutos después del pistoletazo de salida de Wall Street.

Otras compañías que han rendido cuentas este día han sido Sysco Corporation y Dean Foods. Ambas lo han hecho bien apuntándose alzas del 18% y 32%, respectivamente, superando las expectativas. A pesar de los buenos números, este lunes Sysco cae un 0,45% y Dean Food se desploma un 7%.