El pesimismo reina en Wall Street. Los números rojos son los protagonistas en una sesión en la que los inversores mantendrán la atención en el inicio de la reunión de la FED. El Dow Jones cae un 0,4% hasta los 10.468 puntos, el S&P 500 descuenta un 0,31% de su cotización y abre en los 1.110 puntos mientras que el tecnológico Nasdaq cotiza con caídas del 0,4% hasta los 2.203 puntos. En el mercado de divisas, el euro-dólar cotiza en 1,46 unidades mientras el precio del crudo se sitúa en el entorno de los 72 dólares/barril.

Wall Street abre sus puertas y lo hace en negativo. Los inversores no amanecen con energía en una sesión que tendrá como referencia clave el inicio de la reunión de dos días de la Reserva Federal de Estados Unidos. A la espera de que de comienzo esta reunión de la que, como aseguran los expertos, no se anunciarán cambios en materia de tipos de interés –aunque sí podría dar pistas sobre cuándo podría hacerse-, los inversores tienen que digerir el aumento del 0,8% que ha registrado la producción industrial en Estados Unidos durante el mes de noviembre frente al mismo periodo del año anterior.

Del lado empresarial, entre los valores protagonistas de la jornada se encuentra Wells Fargo después de que ayer al cierre recibiera la aprobación para pagar la ayuda de 25.000 millones de dólares entregada por el Gobierno. Un anuncio que ha fomentado la mejora de recomendación de los analistas de Deutsche Bank sobre los títulos de Wells Fargo, a la que elevan desde “mantener” a “comprar” impulsado, además, por las expectativas de un sólido cuarto trimestre. Hoy el mercado premia a la entidad con subidas del 0,39%. Del resto del sector, Bank of America Merrill Lynch pierde un 1,31%, JP Morgan cae un 1,38%, Morgan Stanley se deja un 0,96% mientras Citigroup se anota un descenso del 1,62%.

Entre las compañías que han presentado sus cuentas trimestrales, destaca Best Buy tras anunciar que en su tercer trimestre fiscal su beneficio se cuadruplicó hasta 227 millones de dólares, o 53 centavos por acción, desde los 52 millones del mismo período del año anterior. No obstante, el mercado penalizada a la compañía con caídas del 3,21%.

Pero las miradas del mercado también se centran en Ford, un día en el que su presidente, William Clay Ford, se mostró prudente sobre la evolución de la industria del automóvil para el próximo ejercicio, en el que no espera que se produzca un gran aumento de ventas, durante la reunión mantenida con el presidente estadounidense, Barack Obama. Ante este escenario, la compañía nada a contracorriente y consigue anotarse una revalorización del 0,33%.