Diplomáticos estadounidenses habrían presionado a gobiernos extranjeros para que compraran aviones fabricados por Boing en vez de los europeos de EADS, según afirma la prensa americana haciéndose eco de filtraciones de Wikileaks.
Según The New York Times diplomáticos norteamericanos hicieron de "agentes comerciales" ofreciendo acuerdos a representantes de Estado y altos cargos de las aerolíneas de países en los que se estaban estudiando compras millonarias de aviones comerciales a Boeing o Airbus.