El Banco Central Europeo está vigilando de cerca la inflación de la eurozona y está dispuesto a subir los tipos de interés si continúa la depreciación monetaria, ha indicado este viernes Nout Wellink, miembro del consejo de gobierno del BCE. Wellink además ha indicado que hubo "mucha preocupación por la tendencia de la inflación en la eurozona" entre los miembros del Consejo de Gobierno en la reunión del jueves del BCE, cuando el banco central decidió mantener los tipos de interés invariados en el 4,25%. Sin embargo, Wellink sí dijo que hubo consenso entre los miembros del Consejo de Gobierno en cuanto a que no hay necesidad de modificar los tipos de interés.