Los indicadores del otro lado del Atlántico terminaron la sesión con tendencia mixta. El Dow Jones  marcó los 11.360 puntos tras una caída del 0,10%. Tanto el S&P500 como el tecnológico lograron sumar posiciones al cierre de la sesión.
Parecía que el último movimiento de los mercados iba a dejar sensación míxta en los principales índices americanos, y finalmente todos han conseguido cerrar en positivo. El más destacado, y para no variar respecto a sesiones anteriores, el tecnológico. El Nasdaq sumó un 0,29% al cierre , hasa los 2.616 enteros. Por su parte, El S&P culminó la sesión en los 1.232 puntos, tras una revalorización del 0,37%. El Dow Jones fue el índice que frenó el avance de Wall Street en su conjunto al cerrar en negativo. Pérdidas del 0,10% que llevó al selectivo americano a los 11.360 puntos.


El optimismo de los índices llegó después de que el Departamento de Trabajo mostrara un descenso en las solicitudes semanales de desempleo, hasta el segundo nivel más bajo del año, y superando las expectativas del mercado.

En el mercado de deuda, el bono estadounidense a diez años terminó en el 3,22% en tanto que el barril de crudo atacó los 88,35 dólares por barril. En el plano de las materias primas, el oro siguió escalando posiciones y, al ritmo del 0,25%, se vende por 1.386 dólares.