La Bolsa de Nueva York terminó en claro descenso el, ante la serie de récords del petróleo y el riesgo de incremento de la inflación, que desalentaron a los inversores. El Dow Jones cedió 1,53% y el Nasdaq perdió 0,95%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) abandonó 199,48 puntos a 12.828,68 unidades y el índice de alto componente tecnológico Nasdaq bajó 23,83 puntos a 2.492,26 unidades, según cifras definitivas de cierre. El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó por su parte 0,93%, o 13,23 puntos a 1.413,40 unidades.
Wall Street 'cayó en reacción a los temores sobre la inflación y la disparada de los precios del petróleo', comentó Colleen King, analista de Schaeffers. Desde hace varios días, nada parece capaz de detener el aumento de la cotización del petróleo, que encadena récord tras récord. Ante un barril de crudo sobre los 129 dólares, el riesgo de inflación traba al mercado bursátil, porque hace temer una carga adicional para el bolsillo de los consumidores, justamente cuando la economía estadounidense necesita dinamizar nuevamente el consumo para recuperarse. En abril, si bien los precios de producción en Estados Unidos aumentaron 0,2%, menos que lo previsto, el índice de base (que excluye alimentación y energía) subió 0,4%, superando las previsiones. Se trata del mayor alza desde 1991. La semana pasada por el contrario, el mercado había sido tranquilizado por una moderación del alza de los precios al consumo. 'El verdadero problema es saber si esas alzas de precios (de producción) se repercutirán sobre el consumidor o si las empresas los absorberán, con perspectivas de un margen reducido' de ganancias, comentó Kevin Giddis, analista de Morgan Keegan. 'Pero este indicador también da una buena excusa a los inversores para capitalizar beneficios' en un mercado que se había recuperado marcadamente en las últimas semanas, estimó Patrick O'Hare, analista de Briefing.com. El mercado obligatorio, considerado menos riesgoso, se benefició con la debilidad bursátil. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 3,776%, contra 3,839% el lunes, y el de los títulos a 30 años a 4,532%, contra 4,575%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.